Imposible conseguir una novia

Cómo conseguir una novia Si usted es tímido Encontrar a una persona que usted es bastante compatible con formar una relación duradera puede ser una tarea difícil para todos. Lo que podría hacer que sea aún más difícil es si usted se considera particularmente tímidos. Si usted es tímido, se pod Conseguir una mujer, sea quien sea, puede parecer imposible ahora, pero en realidad no es tan difícil como parece. Si sigues los pasos y consejos a continuación, podrás dejar de preocuparte por cómo conseguir una novia para siempre. Hay un momento en la vida del hombre que parece cercano a lo imposible cuando se trata de conseguir una novia. Lo peor es cuando ha sido objeto de rechazo en una relación. No sólo tienen que lidiar con todos los juegos de la mente sino también te pregunta por qué te dejó y por qué no estuviste a la altura de sus ojos Conseguir novia en Madrid es más fácil que en Santillana del Mar. Tenlo en cuenta. Si vives en el extrarradio o no muy lejos de una urbe de dimensiones titánicas, buscar mujeres que residan en la metrópolis suele dar mejore resultado.Finalmente como consejo extra, decirte que no te vengas a menos si surgen dificultades. Instrucciones para conseguir novia. Comienza por dejar toda tu inseguridad a un lado. Una de las cosas que más fastidian a una mujer son los hombres que presumen mucho de ellos mismos o los que no se aprecian en lo más mínimo, ya que esta clase de hombres tocan ambos extremos quedando como prepotentes o demasiado tímidos.No presumas de tu linaje, de tu familia, de tu economía, de tu ... Conseguir novia deseada no es imposible para quien ha tenido la suerte de que la naturaleza haya sido generosa con él Para el resto, evidentemente, es bastante más difícil. No es imposible conseguir novia; puede serlo si pides un nivel físico mucho más alto del que tú ofreces 1. Deja de intentar conseguir novia. Por contraintuitivo que suene, el primer y más importante paso para conseguir novia es dejar de intentarlo. En lugar de eso, deja las expectativas completamente de lado siempre que conozcas a alguien. Cuando las mujeres se dan cuenta de que estás buscando novia, se alejan como si tuvieras lepra. Para conseguir novia debes empezar por aprender a estar cómodo en tu piel, la confianza en ti mismo es clave para que consigas conocer y seducir a tu futura pareja. Tanto la confianza como ser autónomo son rasgos muy atractivos para una mujer y debes potenciarlos, por eso concéntrate en conocer mujeres antes de pensar en tener novia. Melvin Udall (Jack Nicholson), un escritor maniático que padece un trastorno obsesivo-compulsivo, es el ser más desagradable y desagradecido que uno pueda tener como vecino en Nueva York. Entre sus rutinas está la de comer todos los días en una cafetería, donde le sirve Carol Connelly (Helen Hunt), camarera y madre soltera.

Pues la verdad llevo varios años mal...

2020.04.08 07:42 San_George Pues la verdad llevo varios años mal...

Hola, pues sinceramente soy nuevo en estoy de los reddit pero quería un lugar donde desahogarme un poco... La cosa esta así, ya no se que hace con mi vida, al comienzo mi vida era normal y hasta tenia sus momentos buenos pero de un momento a otro todo se fue tan rápido al pozo.. Todo iba bien, pase el bachillerato, tenia una novia que según me quería, tenia buenos amigos y sueños, eso es lo que mas me dolió perder. Tras terminar el bachillerato y empezar a buscar universidades yo soñaba con ser biólogo como esos que veía en los documentales o en los libros que leía, pues resulta que no pude porque no había ninguna universidad que diera esa carrera, a no ser que fuera como veterinaria, cambia mis planes y pensé en ser biólogo marino pero significaba irme a una parte muy alejada del país así que opte por un cupo en una universidad algo lejos pero no tanto, como todo joven pensé que seria fácil (que equivocado estaba) bueno tras un comienzo prometedor todo empeoro porque justo en ese momento la situación política del país no era la mejor y ni hablar de la economía, si entrar mucho en rodeos mi familia casi no tenia dinero para mantenerme allá y aparte los profesores al no recibir buenos pagos se iban de la universidad, entonces me atrase mucho con mis estudios, me sentía incomodo allá y deseaba en todo momento volver a mi casa. Después de dos años perdidos allí me cambie a una universidad mas cerca de donde vivía, de nuevo pensé que seria fácil, conseguir el titulo y a trabajar, bueno mismo problema, casi sin profesores, mis amigos del bachillerato iban adelantados en sus carreras y me daba pena hablarles, para colmo mi novia de aquel momento me termino, no sin antes enterarme que ya hace rato que me engañaba con alguien más.
Bueno mi vida siguió así un tiempo, me iba mal en los estudios, no conseguía trabajo, todo se volvía cada vez mas caro, me quedaba en casa sintiéndome solo y mal y esto me avergüenza pero también por ese tiempo le rogaba atención a la que era mi novia a pesar de que ya habíamos terminado pero sentía que ella era la única que sacaría de ese malestar y bueno obviamente no fue así. Ya luego avance de año en la universidad y también conocí a una chica de la cual me hice novio junto a ella conseguimos trabajo y yo algo de estabilidad emocional, todo parecía tan bien por lo menos en ese sentido pero cada que me siento bien la vida me recuerda que no merezco sentirme bien.
La cosa con la economía ya no se aguantaba y mis padres me dijeron que seria mejor irme del país a donde mis hermanos que habían emigrado hacia ya un tiempo, en mi ilusión pensé que al menos asi podría conseguir un trabajo o que podría comprar un teléfono o una buena computadora (los sueños de todo joven medio adicto a los electrónicos) cosas que en Venezuela nunca pude de manera fácil por así decirlo, bueno después de hacer mis maletas y de despedirme de mi novia, me puse camino a en un bus, al llegar acá lo único que pude hacer al principio fue sentarme con una mesa a vender pasteles para sustentar el diario ya que no tengo papeles ni un titulo porque no termine la carrera, mi hermana no trabaja y subsistimos con lo que gana mi cuñado. Sentarme en esa mesa solo en la calle cada día lo único que hacia era agravar mi sensación de vació y fracaso, se que vender de esa manera es cosa normal en la vida de muchos pero mucha de esa gente los hace en su país al menos y los que no pues imagino que se sentirán como yo (puesto que no hay de otra si quieres tener algo de dinero diario).
Tras 5 meses de la misma rutina y ahora con la cuarentena solo puedo sentirme mal, con ganas de llorar en todo momento, vivo en ese estado en el que estoy a punto de quebrarme a llorar pero nunca puedo desahogarme, literal pase de un chico entrado a la universidad a un sujeto sin un solo dolar a su nombre en un país desconocido, he intentado hacer trabajos por Internet y tal pero mis limitaciones me ganan y hacen que me frustre, trato de hacer trabajos en una minilaptop que esta en las ultimas y de verdad no puedo definir el nivel de frustración que da estar escribiendo y que se apague porque el cargador no conecta bien.
De verdad no me veo una salida o algo positivo para mi en todo esto, intento tener hobbies o cosas por el estilo pero mas allá de jugar al buscaminas (que es lo único que esta cosa ejecuta bien) no tengo mucho que pueda hacer.
Solo quisiera una oportunidad de demostrar lo que valgo y conseguir dinero por mi mismo, sentir que valgo algo, que aunque mis sueños ya sean imposibles que al menos pueda tener algo que sea para mi y no solo ser aquel chico viendo al horizonte soñando y pensando, probando cada cosa que pueda solo el deseo de hacer algo por su vida.
Vaya, si llegaste hasta acá te agradezco por leer mis desvarios, se que me extendí pero necesitaba desahogarme un poco. Gracias por leer.
submitted by San_George to Depresion [link] [comments]


2020.01.09 14:50 KatarsisEsp [Traducción al español] Carta de Doinb de The Players' Tribune

Somos los Campeones

Hoy es mi vigésimo tercer cumpleaños y tengo mucho por lo que estar agradecido.
En los últimos meses, he conseguido muchas metas que parecían ser casi imposibles hace no mucho. Me convertí en el dieciseisavo jugador en conseguir 1.000 asesinatos en la LPL. Ayudé a mi equipo no sólo ha competir, sino también a ganar la gran final de los Mundiales de League of Legends y, finalmente –y esto fue muy especial dado mi viaje–, me convertí en el primer jugador extranjero en conseguir la residencia de la LPL.
Sé que 23 años pueden no ser muchos para algunos, pero en deportes electrónicos las cosas son diferentes. Tu tiempo como competidor es muy limitado –cada momento es valioso. Si me hubieras contado hace tres años cómo iba a ser mi vida con 23, nunca te hubiera creído. Todo esto hubiera parecido ser imposible.
Sinceramente, no sabía mucho sobre deportes electrónicos cuando empecé a jugar al League of Legends.
Esto fue en torno a 2013, cuando pasaba todo el tiempo que podía en cibercafés de Seúl jugando al LoL con mis amigos. Jugábamos porque el juego era único. Jugábamos porque nos retaba como grupo. Y jugábamos por la misma razón por la cual sigo jugando hoy en día: porque es la cosa más divertida en el mundo.
Siempre me han gustado los videojuegos. Mi padre trabaja para una gran empresa de telecomunicaciones en Corea, así que, de joven, siempre tuve diferentes ordenadores de alta tecnología y portátiles por toda la casa.
Les di buen uso, eso seguro. Mis padres trabajaban mucho, así que, cuando no estaban, yo me ponía a jugar. Y, sinceramente, no hay mejor régimen de entrenamiento para convertirse en jugador profesional que el ser un joven con mucho tiempo libre y poca supervisión. Iba al colegio por las mañanas, llegaba a casa a las dos de la tarde y jugaba a videojuegos todo lo que podía.
No era sólo un hobby. Incluso antes de jugar al LoL, cuando sólo jugaba a juegos de single-player, sabía dos cosas: que era muy bueno a cada juego que jugaba y que amaba cada segundo que pasaba jugándolos. Mis padres lo sabían. Mientras que tenía amigos que soñaban con convertirse en actores o ídolos del pop, aquello no era en lo que yo soñaba. Yo sólo quería jugar a videojuegos. Sin el apoyo de mis padres, no estaría donde estoy hoy.
Lo que me encantó en particular de League of Legends fue que era el primer juego al que jugaba en el que podías hacerte un equipo con tus amigos. Y tuvimos que descubrir cosas por nuestra cuenta –aprendimos de cada partida y desarrollamos nuestro propio estilo y tácticas. Pero, más allá de esto, nos lo pasábamos muy bien. Y, casi de forma inmediata, descubrí que tenía un instinto natural para el juego. En mi primer mes, me convertí rápidamente en uno de los jugadores top en la clasificación de Corea.
En aquel momento, no estaba seguro de si aquello era gran cosa. No tenía ni idea de que había otra gente que amaba el juego tanto como yo. No fue hasta que empecé a streamear por primera vez que me di cuenta de algo extraño: había mucha gente viendo mi stream. Mucha gente.
Poco después, organizaciones profesionales empezaron a ponerse en contacto conmigo. El LoL estaba explotando y mucha gente estaba intentando formar equipos, y no sólo en Corea, en todas partes.
Sinceramente, fue algo abrumador –y, de alguna manera, único.
Muchas veces, aquellos que terminan siendo profesionales en el fútbol o en el baloncesto han estado preparándose en su deporte desde pequeños. No sólo desarrollan sus habilidades como jugadores, también obtienen experiencia al ser parte de un equipo. Llegar al nivel más alto no sucede de repente normalmente.
Sin embargo, en deportes electrónicos, el tiempo que pasa desde que muestras potencial (de lo que es básicamente un hobby) hasta que te conviertes en profesional es básicamente inexistente. Es una transición para la que nadie te puede preparar. Los deportes electrónicos no son estar en un cibercafé con tus amigos. Llegar al más alto nivel es un éxito, pero no hay un mapa sobre cómo llegar allí –ni sobre cómo quedarse.
Cuando tuve la oportunidad de irme a China en 2015 para competir en la LPL, fueron mis padres los que me animaron a ir. Sé que fue algo muy raro y especial el que ellos fueran tan comprensivos, pero vieron lo mucho que me apasionaban esos juegos y querían que persiguiera mi sueño –incluso si aquello significaba mudarme a otro país siendo adolescente.
Por ello, quiero al menos dedicar un momento a decir: Gracias, mamá y papá. Sois la razón por la que estoy aquí.
Aun así, no creo que tuviera mucha idea de a dónde me estaba metiendo cuando me mudé a China.
Al principio, me sentí bastante intimidado por todo.
Obviamente, parte de ello venía porque era muy joven y estaba viviendo en un país extranjero por primera vez. Desde el día en el que llegué a Shanghái, fue obvio que incluso llamar a un taxi iba a ser un gran reto. Siempre me he considerado una persona muy extrovertida, pero el no ser capaz de comunicarme sin la ayuda de un traductor me hizo ser más reservado. Por primera vez en mi vida, como que me encerré en un cascarón.
Entonces, conocí a una chica.
Para ser exactos, conocí a la chica.
Estaba en una cafetería de Shanghái donde van muchos coreanos. Ni siquiera bebo café, simplemente estaba allí con uno de mis compañeros coreanos para echarle un ojo al sitio. La vi de inmediato.
El equipo tenía un traductor para nosotros mayormente para los entrenos y los torneos, pero no estaba con nosotros todo el tiempo. Y, ese día, no había venido con nosotros a la cafetería. No me importó, sabía que tenía que hablar con aquella chica; así que fui a la mesa en la que estaba y… Me quedé de pie y la miré durante un rato. Ya sabes, como una persona rara. Cuando por fin encontré las palabras adecuadas, me di cuenta de que no hablaba mucho coreano, sólo frases básicas como “hola” y “gracias”.
Por alguna razón, no me pidió que me fuera. Su nombre era Li Youzi y era una comentarista china de deportes electrónicos que se hacía llamar Uni y que viajaba a Corea de vez en cuando. Ambos sacamos nuestros teléfonos y empezamos a usar una aplicación de traducción para tener una conversación. Rápidamente, a pesar de la barrera del idioma, quedó claro que teníamos mucho en común. Fue como una chispa –una que nunca se apagó.
Gracias a Dios por la tecnología.
Mientras mi relación con Umi florecía y me ofrecía la estabilidad que faltaba en mi vida, todavía quedaban muchos retos que superar como jugador import intentando tener éxito en la LPL.
Quiero dejar clara una cosa para los aspirantes a jugadores, en particular a los que vienen de Corea: Si te vienes a China por el dinero, entonces no vengas.
En serio, si sólo es por el dinero, no lo hagas. No merece la pena. Las probabilidades de conseguir éxito son mínimas.
Cuando me vine a China, yo era, probablemente, uno de los cientos de jugadores coreanos y entrenadores que vinieron a competir a la LPL. Cuatro años después, quedamos una docena. Creo que hay varias razones.
Primeramente y por encima de todo, el LoL es un juego basado en la comunicación. Así que, si te vas a mudar a un país diferente, está en ti el aprender su cultura. Muchos de los jugadores que vienen se cierran y sólo hablan con otros jugadores coreanos cuando juegan. Me esforcé al principio en aprender mandarín. Aunque tuve dificultades tras convertirme en profesional, al menos tenía la habilidad de comunicarme con mis compañeros en los partidos –lo cual es una gran ventaja. Tener una novia que habla el idioma tampoco fue malo.
La razón principal por la que quise competir en la LPL fue simplemente porque, de todas las ligas de LoL del mundo, era la que más disfrutaba viendo. Las tácticas eran únicas y cada partido era una guerra. Había mucho potencial a desarrollar. Sabía que, si quería convertirme en uno de los mejores del mundo, tenía que irme a China.
Pensándolo ahora, estoy feliz de que mi principal motivación fuera mi amor por el juego porque, de lo contrario, no habría seguido tras el primer año. Una vez eres profesional, esto ya no es un cibercafé.
Eres los resultados. Sólo eso.
Puedes hablar, crear estrategias y memear todo lo que quieras, pero, si hay algo que hace a los deportes electrónicos tanto justos como a veces destructivos, es que tu actuación habla por sí sola. No puedes esquivar la verdad. Con ello, vale la pena recordar que todo el feedback que recibes depende de cómo jugaste la última vez. Cuando estás ganando, hagas lo que hagas, lo estás haciendo bien. Cuando pierdes, hagas lo que hagas, te estás equivocando.
La única manera en la que puedes determinar cómo te perciben es con tu actuación –en cada uno de los partidos.
E incluso entonces –incluso entonces–, algunas personas seguirán diciendo que simplemente tuviste suerte.
Definitivamente, tener éxito en esta industria se basa constantemente en luchar contra la baja autoestima. La verdad es que no es muy difícil jugar al LoL constantemente al mayor nivel. Incluso si haces todo lo que tienes que hacer, si entrenas constantemente, si pones todo tu corazón en convertirte en profesional, seguirá habiendo una gran posibilidad de que las cosas no funcionen.
El éxito encuentra a las personas en formas diferentes y en momentos diferentes, pero creo que la mayor razón por la que pude experimentarlo este año fue por la confianza. Confianza en mis compañeros. Confianza en la organización. Y, sobre todo, confianza en mi.
Hubo un tiempo en el que pensé que nunca llegaría a los Mundiales. Era algo que quería sobre todo lo demás, pero la idea de llegar –ya ni hablamos de ganarlos– parecía ser lejana.
En mis cuatro primeros años viviendo en China, tenía una tradición que odiaba. Cada año, cuando se jugaban las finales, me quedaba en mi apartamento (porque mi equipo no había llegado), pedía comida a domicilio y veía el partido. Odiaba esa comida. Odiaba ver el partido. Odiaba no tener el nivel que necesitaba y no tenía claro cómo conseguirlo.
No duermo mucho. Nunca lo he hecho, pero ha sido así en especial desde que me convertí en profesional. Durante los últimos cuatro años, he pasado alrededor de 15 horas practicando al día e intentando mejorar. Quiero a Umi, pero no puedo pasar con ella todo el tiempo que me gustaría. Durante la temporada, mi vida se basa en comer, dormir, entrenar y competir. No importa cuánto ames el juego, ser un jugador top requiere un gran sacrificio.
Yo hice esos sacrificios. Dejé a un lado relaciones personales. Le he dado a este juego cada momento di vi vida profesional y de mi tiempo libre.
Y hubo un largo periodo de tiempo en el que no parecía que mis sacrificios iban a valer la pena.
Mi carrera tocó fondo en 2016.
El equipo en el que estaba tenía problemas y me habían mandado al segundo equipo –ni siquiera jugaba los partidos. No poder jugar destruyó mi espíritu. No sabía quién era si no jugaba al LoL. Es una gran parte de mi. Todavía me estaba adaptando a muchas cosas, no sólo a la LPL, también a un nuevo país y a una nueva cultura. Todavía no podía comunicarme como quería y, con toda esa frustración acumulándose, estaba listo para retirarme.
La razón por la que no lo hice –la única razón por la que no lo hice– fue por Umi.
No importa cómo juegue, ella siempre es mi mayor fan. Es difícil no dar con ella en mis partidos porque siempre está allí animándome. Tiene un lema que le gusta repetir: “El trabajo duro tiene su recompensa.” Me lo dice constantemente y lo cree realmente. Incluso cuando no se me valoraba tan alto en el ámbito profesional y había muchas razones para creer que mi carrera estaba acabada, ella vio lo mucho que quería esto y todo el esfuerzo que estaba haciendo.
Me dijo que, si esperaba un poco más, encontraría mi camino. Y eso es lo que hice. Es muy simple.
De muchas maneras, ella es la razón de todo lo bueno en mi vida.
Incluso cuando mi equipo bajó a la LSPL, me quedé en él. En un año, tras pensar que mi carrera estaba acabada, les ayudé no sólo a volver a la LPL, también fui nombrado MVP de la temporada regular. Ese fue el momento en el que empecé a tener unos seguidores, cuando la gente empezó a ver en mi lo mismo que Umi.
Pero incluso cuando empecé a tener éxito, había otros contratiempos. Antes de firmar con FPX a finales de 2018, estuve cerca de retirarme otra vez debido a algunos problemas en mi cuello y espalda. Al principio, no me tomé en serio el dolor que tenía porque asumí que todos lo sentían. Los jugadores profesionales pasan muchas horas sentados, por lo que es común tener tortícolis. Entonces, un día, el dolor se volvió insoportable.
Fui al hospital y me hicieron una resonancia magnética, y el doctor me dijo cómo de serios eran mis problemas de columna. Me aterrorizó. Me dijo que si me tomaba un descanso de mi régimen de entreno, seguramente podría recuperarme. Pero sabía que si dejaba de jugar durante un largo periodo de tiempo, sería el final de mi carrera. No hay margen de error en este juego. Simplemente, hay demasiados buenos jugadores –además de los jóvenes novatos que se están esforzando por quitarte el puesto. No existe el descanso cuando eres profesional. Es un vamos, vamos, vamos hasta que ya no puedes.
Definitivamente, fue FPX el que frenó mi retirada. Lo que me ofrecieron no fue sólo la oportunidad de ser parte de un gran equipo, también fue el recibir terapia física cuando no estaba entrenando.
Me ofrecieron hacer todo lo que estuviera en sus manos para ayudarme a seguir jugando, pero no fue sólo su voluntad de ayudarme a recuperarme lo que hizo atractiva la idea de unirme a FPX. También unieron a un gran grupo de gente para ser mis compañeros.
Un grupo realmente bueno.
Lo primero que les dije a mis compañeros cuando me uní a FPX fue que, si no lo hacíamos bien, yo asumiría la culpa.
Es el un rol al que estoy acostumbrado. He escuchado un montón de comentarios hirientes a lo largo de mi carrera debido a mi estilo de juego. Agradezco que exista el “Pro view” porque así la gente puede entender un poco mejor por qué juego de la forma en que lo hago. Pero, en general, la manera en la que juego se refleja en las estadísticas, especialmente en comparación con otros medios. Siempre lo he aceptado porque veo el rol de manera diferente. Disfruto permitiendo que mis compañeros operen y jueguen al más alto nivel.
Desde el principio, le pedí a mis compañeros que entendieran mi estilo y que confiaran en mi. Incluso les dije directamente: “Si no confiáis en mi, entonces no necesito estar aquí.” Todos habíamos llegar de forma diferente a FPX.
Conocía a Lwx y a Crisp desde 2017, cuando éramos compañeros de práctica para equipos de camino a los Mundiales aquel año. Aquella experiencia –tanto competir con ellos como ver de primera mano el nivel que necesitar para ganar en la LPL y competir en los Mundiales– tiene un precio incalculable en nuestro desarrollo.
Tian era joven, pero su talento era increíble. Supe rápidamente que era un jungla que podía ayudarnos a ganar a cualquier equipo –no sólo en la LPL, también en todo el mundo. Y GimGoon era un jugador experimentado y sabía que podía confiar en él en cualquier situación. Había estado ya un año en FPX cuando me uní y era otro jugador coreano que había encontrado su lugar en la LPL. Nos respetamos mutuamente de inmediato.
Cuando nos juntamos, lo que me encantó del equipo era que todos jugábamos al juego a nuestra manera –y encajó de forma natural. También evolucionamos y crecimos juntos, por lo que, cuando llegaron los Mundiales, jugamos tan bien como siempre lo habíamos hecho. Y no importó el obstáculo al que nos enfrentamos, había confianza entre nosotros para poder superarlo.
Para mi, el haber llegado a los Mundiales por primera vez este año –no tener que verlo desde mi apartamento mientras como comida a domicilio– ya era un sentimiento increíble. Sólo eso, tras haber estado tan cerca de retirarme, pareció ser la validación por haber tomado la decisión correcta al haber continuado mi carrera.
No mentiré, no tuvimos el inicio que queríamos. Necesitamos un par de partidas para relajarnos, pero, una vez nos calmamos y forzamos a otros equipos a jugar a nuestro estilo, fuimos imparables.
Mucho del día en el que ganamos los Mundiales queda borroso. Lo que más recuerdo de las finales es volver al hotel. Dejé mi móvil allí al principio del día. Cuando lo miré, tenía muchos mensajes. Cientos, tal vez miles, y me llegaban continuamente. Gente alrededor del mundo, pero en especial desde China, dándome la enhorabuena.
Me di cuenta de lo especial que era. Llegué a China como un niño desconocido persiguiendo un sueño y ahora he creado una vida aquí con la mujer que amo, con un gran equipo y con unos fans maravillosos.
Sinceramente, todo es tan perfecto que mi único miedo es el exceso de confianza. Tras ganar los Mundiales, les dije a mis compañeros que no se les subiera a la cabeza. Después de todo, esta sólo ha sido la primera vez. Nuestra meta nunca debería ser conseguir una gran victoria y retirarnos.
Nuestra meta debería ser ganar los Mundiales dos veces, tres, cuatro… Y ser capaces de dejar nuestra huella en el juego, ayudar a inspirar a la generación joven de jugadores.
Si eres lo suficientemente bueno como para ganar los Mundiales una vez, ahí es cuando tu ambición tiene que empezar.
No sé cuánto más seguiré jugando a este juego, pero, mientras tenga la habilidad física y mental para competir a este nivel, no puedo parar. No dejaré de entrenar. No dejaré de soñar con el LoL.
Es, simplemente, muy divertido.
Pero, cuando deje de jugar, podré sonreír sabiendo que lo he dado todo por este juego –y me ha devuelvo más de lo que podría haber imaginado.
Umi, enhorabuena. ¡Somos los campeones!
submitted by KatarsisEsp to leagueoflegends [link] [comments]


2019.06.11 00:55 tdk779 Acabo de emigrar a Colombia

Primero que nada buenos, días/tardes/noches, mi nombre es José tengo 26 años, hace casi un año y medio me gradué de técnico en informática, me desarrolle mas en el área de desarrollo de software pero aun no tengo experiencia desarrollando, sin embargo tengo un pequeño portafolios. Desde hace 1 año y 5 meses he dejado los trabajos convencionales, nunca busque trabajo en una empresa luego de que me retire de mi trabajo en un cyber, por que sabia que ganaría apenas un poco mas o quizás lo mismo que allí, para el momento yo ganaba 5 sueldos mínimos en el cyber, cuando mi jefe se fue del país por que la patria lo golpeo muy fuerte se fue a España, y enseguida yo renuncie, yo trabajaba ademas de eso por neobux, mas específicamente haciendo los minitrabajos, me iba bien hasta que llego un momento en que me iba de maravilla. Habia vencido a la patria, a la crisis y a maduro, mi hermano estaba cursando un costoso curso de ingles, con el cual podría enseñar internacional mente y bueno ese era el plan que el se graduara, buscara trabajo y abriera las puertas para mi mama y para mi.
Comenzó a asentarse la crisis energética, y debido a eso se me entorpecía el trabajo, de tal manera de que mis ingresos se vieron mermados a un 75%, ahora apenas me alcanzaba para comer, y ya no podíamos pagar el costoso curso de ingles, y lo peor de todo era que las facturas de internet comenzaron a cobrarse por consumo lo cual hacia imposible pagarlas con ingresos de 10 dolares semanales, sabiendo que antes los ingresos eran de 10 dolares diarios en un mal día.
Vendimos una lavadora que tenia mi mama nueva, ella nos financio el viaje, el plan era llegar aquí contratar un internet o buscar una manera de tenerlo y así seguir trabajando, enviar dinero a Venezuela y crecer en el nuevo país.

El Viaje
Primero conseguimos el efectivo, vendimos 20 dolares, luego fuimos al terminal despues de muchos intentos fallidos, logramos conseguir pasajes, pero no para san antonio donde planeabamos ir si no a san cristobal, al llegar al terminal de san cristobal en un aparatoso viaje con 5 accidentadas del autobus y un retraso de 6 horas. Llegamos, alli cambiamos unos dolares a pesos y le pagamos a uno de los taxis fuera del terminal 20mil pesos para que los llevara a san antonio, el nos dejo cerca de la frontera.

En la frontera la cosa era increíble había mucha gente pasando y pasando, pasaban y salían con productos, nosotros le pagamos a unos tuquis 4 dolares y pasamos por el puente, yo tenia carnet fronterizo y mi hermano pasaporte, ambos dijimos que iríamos a cucuta, pero terminamos yendo a Calarca, luego cambiamos dolares, compramos una sim en 6000 pesos, y después de que unos Venezolanos se nos pegaron por 4 horas sin dejarnos ir, insistiendo que les compráramos el pasaje lo hicimos compramos el pasaje (el cual descubrimos que nos salio 100mil pesos mas caro con ellos) después de escalas en cucuta, bogota, barranquilla y otros poblados después de 3 dias de viaje desde Venezuela llegamos a destino.

Era de noche y la calle estaba viva, todo estaba alumbrado, podia ver en la noche, no como en mi ciudad natal Valencia, que de noche no había alumbrado publico. Llamamos a nuestro amigo y luego fuimos a su casa, de camino vimos prostitutas, drogadictos, comida callejera, gente, autobuses, taxis había de todo. Era una peculiar bienvenida.

Nuestro amigo vive en un sitio no muy bonito pero económico, en una residencia, todo le queda cerca, nuestro plan era contratar internet cuanto antes para comenzar a trabajar, teníamos dinero justo para eso, para nada mas.

Pasaron los dias hasta que hasta hoy llevamos 11 dias, y aun ni conseguimos trabajo ni logramos poner el internet, al día de hoy, no encontramos manera de poner el internet, mi amigo tampoco tiene papeles, y parece que el pasaporte de mi hermano, ni el PEP de la novia de mi amigo sirven para contratar el servicio almenos en donde estamos, intentamos con movistar, tigo, claro, directv, entre otras y todas piden papeles que no tenemos, tenemos el dinero pero no los papeles. Ya nos queda lo justo si tardamos una semana mas nos quedaremos sin la unica opcion segura que teníamos. Todas las agencias nos dicen que busquemos a alguien que nos haga el favor, pero eso no pasara por que?, resulta que el legado de la patria chavista se extendió hasta todos lados, y mucha gente ha tenido malas experiencias con Venezolanos y no les dan trabajo tan fácil, y mucho menos contratarían un internet para ellos.

Por la ciudad hay muchos mendigos, y doloroso es ver que la mitad de ellos son nuestros paisanos, con niños y todo.

En conclusión, no viajes sin papeles, no viajes sin recursos, y si alguien te va a recibir asegúrate de que tenga papeles, tu conocimiento no vale mucho amenos que sepas donde llevarlo.

Que consejos me darían?, en primer lugar mi opción de neobux, es mi mejor carta, se que mínimo podria producir 400 dolares mensuales de alli, eso asumiendo que salen los mismos trabajos que en Venezuela, lo cual es mentira, saldrán mas y mejores por lo cual 400 es mi estimación mas pesimista.

Estoy en Quindio, Calarca, si alguien sabe de alguien que pueda hacerme ese favor de contratar el internet por mi, y yo se lo retribuiría con seguridad (OJO LO PAGO YO, YO SOLO NECESITO DE ALGUIEN CON CÉDULA QUE LO CONTRATE) en una semana o menos, pues también, me gustaría.

Muchas gracias por leer, y espero que mis experiencias les ayuden a los que planeen viajar a Colombia, hermoso pais, gente muy cálida, me encanto, es una lastima que no estén las condiciones para desenvolverme
submitted by tdk779 to vzla [link] [comments]


2019.03.27 11:36 RAYETZK DESPERTAR DE BUEN HUMOR ES IMPOSIBLE

Lo peor del día viene tras despertarse y darse cuenta de que estás consciente otra vez. Por desgracia todo sigue por donde lo dejaste, cargas partida por el último punto de control. Así es como debería ser. No, no pienso eso, nos han metido en la cabeza toda esa mierda de la autorrealizacion y las metas. Sufrir para conseguir objetivos. Pero no me gusta sufrir, prefiero levantarme con la vida resuelta. Esperar levantarse de buen humor es como esperar entrar a un videojuego que no has jugado y tener todo desbloqueado, es imposible a no ser que alguien se dedique a atar cabos mientras duermes. Alguien que cuando te levantes te ponga una chaqueta encima y te diga :"vamos, tienes que ir a tu nuevo trabajo, luego os he reservado mesa a ti a tu nueva novia en tu restaurante favorito, después tienes que catar un kilo de yerba y acudir a tu cita en el salón de tatuaje". Joder hasta tatuarme forma parte de mis metas imposibles, tengo preparados bocetos para cubrirme medio cuerpo pero no dinero.
submitted by RAYETZK to depression [link] [comments]


2019.01.26 22:53 cuentadesechable32 Divorcio complicado

Buenas, antes que nada pido disculpas por el anonimato, la consulta es para ayudar a una persona cercana en términos de orientación. La persona en cuestión es mi novia, y está pasando por el divorcio de sus viejos.
Se que ningún divorcio es facil y este no es nada del otro mundo, pero hay ciertos factores a tener en cuenta:
-La familia de mi novia es de todo menos normal: El padre (violento, hijo de puta), el hermano (el padrex50, no quiero hablar ya), y la madre (es muy buena persona, pero está loca y no tiene idea de mucho).
La familia como matrimonio tienen una confitería con ingresos decentes por mes (y como 20 empleados). Tienen 3 autos (a nombre del padre y del hermano), el local de dicha confitería y una casa recién terminada.
El plan del viejo es mandarlas a vivir (a mi novia y a la madre) a un depto y pasarles una mantención de +-30k mensual. El tema es que mi suegra trabajó toda la vida en la confitería y es una persona grande, incapaz de conseguir otro laburo a esa edad.
Mi suegro tiene la particularidad de que odia a la mujer y a la hija, por lo que está haciendo lo imposible por desligarse de sus pertenencias hasta que pase el tema del divorcio.

Bueno bueno, y todo esto para que lo contás? La verdad, quiero que el hijo de puta pierda al menos la mitad de todo lo que tiene. Yo se que se va aprovechar de la mujer (no te hace un trámite ni a palos, es más una mujer sencilla y re laburadora), y quiero ayudarla lo máximo posible.
Necesito consejos, recomendaciones de abogados, que me cuenten como son estos procesos y cuales son los caminos para que salga todo de la mejor manera.
Desde ya, muchísimas gracias.
submitted by cuentadesechable32 to DerechoGenial [link] [comments]


2018.08.28 17:18 allianceMcloud Estudiante de Intercambio (Parte 3) [O]

Parte 1
Parte 2
En ese preciso instante opté por tirar todo por la ventada y tomé una actitud desenfrenada. Lo había pensado y no creía capaz a M de hacer lo que planeaba, trataría de olvidarlo todo y me enfocaría en tener una buena noche con mis amigos. Acabamos de comer, hablamos de nuestra semana, planeamos hacer senderismo y viajar antes de navidad, bromearon y ridiculizaron la situación actual intentando hacerme sentir mejor. Los mire a todos y me di cuenta que era imposible que hubiera escogido tan bien este grupo, tan diverso, diferente y agradable. Por esa razón, decidí sacar el tequila que había guardado para cuando me llegara mi carta de aceptación.
Tomamos y mucho, tanto que hubo un par que tuvieron que retirarse antes, jugamos los típicos juegos de borrachos que solo hacían que tomaras más. Recuerdo que nos reímos muchísimo y posiblemente por eso y el actual grado de alcohol en mis arterias, no me percate que M había salido con Thomas a fumar y que habían tardado tanto que algunos ya estaban desesperados pues solo los esperábamos a ellos para poder irnos.
Cuando regresaron ya estábamos todos listos para salir e ir algún lugar a bailar y a seguir tomando, quizá a encontrar a más gente y posiblemente tener la suficiente suerte como para no regresar solos a casa. Mientras nos dirigíamos a nuestro bar favorito que se encontraba justo enfrente de los dormitorios una amiga me preguntó sí sabía que estaba pasando con Thomas y M, ya que estaban agarrados de la mano y se mantenían alejados del grupo, además de que cuando fue al baño no los había visto en el balcón, le conteste que no sabía nada al respecto. Supuse que al final ella había reconsiderado su plan y habían acabado juntos en su habitación o algo parecido. Pensé que tal vez sus intenciones habían sido otras desde un inicio y solo había armado toda esa obra para que no la interrogase o molestase por querer acostarse con Thomas. Después del comentario me sentí mucho más tranquilo, además de que ahora otra persona sabría que si le pasaba algo a Thomas la persona a la que automáticamente acudirían seria a M y no a mí.
-Bueno me parecía desde un principio que harían una linda pareja, además de que ya más de una vez me había pedido consejos para acercarse a Thomas y hoy nos mensajeamos antes de la cena para hablar al respecto. Mi amiga siguió con la plática intentando sacarme alguna información al respecto.
-Pues, ya que insistes, no lo sé, la última vez que salimos todos, vi a Thomas muy cerca y encariñado con una chica con la cual se sigue hablando y yo pensé que M era un ser asexual por convicción. Acabe esta oración y me reí un poco.
-La verdad es que siempre pensé que M estaba clavada contigo o que había algún tipo de fricción entre ustedes dos, por eso mismo pregunto, porque si alguien sabe algo de M eres tú, pero bueno tal vez estoy exagerando.
-Claro que no, somos solo amigos, además M es una mujer increíblemente inteligente como para querer algo conmigo y aparte su lista de pretendientes ya es lo suficientemente larga. Justo acabe de hablar cuando mi amiga me abrazo y me dio unas palmadas en el hombro.
Si soy honesto, la verdad es que ya antes había considerado lo que me decía mi amiga pero después de lo que ocurrió esa noche me quedo más que claro que M no sentirá nunca nada romántico por nadie, más que por ella y sus principios. M siendo una mujer increíblemente inteligente se preocupaba por dejar su marca en el mundo, como también en mostrarle al mundo entero que se equivocaba y este tenía que cambiar, aunque fuese a la fuerza.
Llegamos tambaleando al bar, pedimos más alcohol en sus diferentes formas: tequila, cocteles, whiskey, hasta que al final todos teníamos una cerveza. La noche siguió justo como cualquier otra. Un par de amigos y yo habíamos decidido conocer a las nuevas españolas que habían llegado de intercambio y que se mantenían todas sentadas en una esquina casi sin hablar y con cara de estar totalmente perdidas. Justo antes de irme decidí voltear para buscar a Thomas y a M, los encontré cerca de la mesa de billar esperando su turno para jugar, se encontraban en una muy mala forma como para incluso considerar ganar, aun así, me alegré al ver que el plan de M no seguía su curso, ya que por fin notaba esa mirada perdida de M que hacía parecer que se había enganchado al hablar con Thomas.
Casi al llegar a la mesa donde se encontraban las españolas, noté que por la puerta entraba la chica de la que había hablado antes, la novia no oficial de Thomas, se veía increíble y se dirigía a la mesa de billar en busca de Thomas que se encontraba jugando con M. En mi mente aturdida sabía que ese era el momento crítico, sabía que, si Thomas le hacia caso y se iba con ella, nada ocurriría. Me detuve en seco, mis amigos me jalaron, apenas escuche cuando me preguntaban si me daba miedo, pero no podía moverme, estaba hipnotizado por el momento, con todas mis fuerzas recé porque Thomas le hiciera caso, porque él le tomara la palabra y M tuviese que buscar a alguien más, pero por más que le rece a quien sea que estuviera escuchando, esto no ocurrió. Thomas la saludo y cuando ella intento acercarse para darle un beso el le dio la mejilla, señalo a M quien sonreía de mejilla a mejilla, la chica no saludo a M, pero M lo hizo mientras rodeaba la cadera de Thomas con su brazo. No pude ver la expresión de la chica, pero supongo fue desgarradora, se alejo sin darle la espalda a la nueva pareja, choco con la mesa de billar y salió corriendo con su mirada fija al suelo.
Estaba demasiado embriagado o tal vez triste por lo ocurrido para hacer algo al respecto, tal vez por desinterés o por miedo, preferí continuar con lo que mis amigos querían y simplemente decidí ir en busca de las españolas que ya se encontraban hablando con mis otros amigos. Me acerqué, me presenté y me senté en la mesa donde había más cerveza que gente alrededor de la mesa. En efecto las españolas llegaron hace un par de semanas y se morían por conocer a otros estudiantes extranjeros, tal vez gente que como ellas hiciera un Erasmus, eran agradables, inocentes y básicamente lo que todos somos al llegar a un país nuevo. Una chica se acercó a mi y en voz baja me pregunto si sabíamos donde podría conseguir marihuana o algo por el estilo. Para todos aquellos que han vivido en una residencia estudiantil o que han estado de intercambio, saben con certeza que siempre en el bar más concurrido o más cercano a donde se encuentra la mayoría de los estudiantes, siempre hay uno o dos personajes haciéndole platica al barista, tal vez por complicidad o por que llevan años frecuentando el mismo local, personajes que es bueno conocer, pero hasta cierto punto, gente que vende y consume drogas de todo tipo. Nuestro grupo sin duda conocía a estos tipos pues un par de amigos consumían cannabis con frecuencia y que va, en algún momento todos fumamos un porro por diversión. Uno de mis amigos escucho la pregunta de la chica, se echo a reír y sin más le dijo que aquí no era necesario susurrar al respecto, la tomó de la mano y se dirigió al bar donde se encontraba dicho sujeto, al pasar por la mesa de billar y ver a donde se dirigía M lo cogió del codo y le dio un billete.
Me levante con la intensión de detener a mi amigo, de ir con Thomas, de ir con M, pero antes de poder actuar una española con la cual estuve hablando me sujeto del brazo, me pidió que no me fuera y me besó. No busco perdón ni redención, solo quiero que alguien lea esta historia, pues yo sé que ni siquiera intente detenerla en todo lo que llevaba la noche, pero estoy seguro de que muchos hubieran hecho lo mismo, ahí en medio de la noche una mujer hermosa me pidió que no me fuera y me regalo un beso, a mí, alguien que es inseguro, que es un nerd, que es medio alcohólico y que en ese punto de su vida se encontraba perdido. Así me olvide de la droga, de mi amigo y me concentre en Ana Carmen, la chica española.
Mi amigo consiguió la marihuana y un poco de éxtasis, según él para la acción que vendría después. Salimos todos un poco menos embriagados del bar y con el cerebro menos aturdido cruzamos el puente que conducía a una colina de donde se podía ver la ciudad entera iluminada por los faroles que colgaban paralelos a las calles y el cielo que se encontraba despejado y estrellado; ahí fumamos marihuana, las chicas españolas, mi grupo de amigos, M y Thomas, todos charlamos y nos reímos bajo el efecto del alcohol y la marihuana mezclados. En par se fueron yendo mis amigos y las españolas, hasta que solo quedábamos M, Thomas, Ana y yo. Ana insistió en que tomáramos la píldora que nos había dejado mi amigo y siguiéramos la fiesta en su cuarto, yo quería tomar su palabra, pero no me atrevía a dejar a mi amigo y a M a solas, tenía miedo y supe que M lo había leído en mis ojos, por eso se levantó, me ofreció su mano y me pregunto si podíamos hablar. Le pedí a Ana unos minutos para despedirme de mi amiga.
-No te preocupes, ve con ella, no habrá problemas, todo estará bien. – me miro a los ojos y tomo mi mano.
- ¿Puedo confiar en ti entonces? – le pregunté y ella afirmo con su cabeza, me despedí de Thomas con un gesto y les deseé buenas noches.
submitted by allianceMcloud to nosleepenespanol [link] [comments]


2018.06.27 06:13 master_x_2k Enredo III

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo III

Abrí las puertas de vidrio para que Brian pudiera llevar las cajas de muebles. Lo que más me sorprendió de su edificio de apartamentos fue lo despejado que estaba todo. Sin basura, sin gente, sin ruido. Había un tablero de anuncios justo después del segundo juego de puertas, que era algo que normalmente podría haber esperado que fuera un poco desordenado, por regla general, pero incluso allí, las publicaciones individuales estaban cuidadosamente espaciadas, y todo estaba sellado detrás un cristal con una sola cerradura pequeña. Se sentía un poco estéril. O tal vez era solo que yo estaba acostumbrada a un área con más carácter.
No sabía qué decir. No solo en términos de la construcción de apartamentos de Brian, no tenía idea de qué palabras saldrían de mi boca. No tenía la destreza para charlar de forma natural. Por lo general, me las arreglaba planificando constantemente lo que podría decir. El problema era que me había distraído, no tanto por los atributos de Brian, sino por haber tomado conciencia de que los había estado mirando. Ahora que estaba tratando de recuperarme, ponerme en equilibrio mental y planear algo de conversación, todo lo que podía pensar era 'Maldición, Taylor, ¿por qué no puedes pensar en algo que decir?'.
Entramos en el ascensor, y Brian descansó las cajas en la barandilla de metal en el interior. Me las arreglé para preguntar, “¿Qué piso?”
“Cuarto, gracias.”
Presioné el botón.
Subimos, y cuando se abrió la puerta, le ofrecí a Brian una mano para estabilizar las cajas mientras él se retiraba del ascensor. Lideró el camino por el pasillo y se detuvo junto a una puerta mientras yo buscaba las llaves que me había dado, para encontrar la de su apartamento.
No estaba segura de lo que esperaba ver en el lugar de Brian, pero aun así logró sorprenderme.
Lo primero que noté fue que los techos eran altos. El apartamento era prácticamente de dos pisos, un arreglo bastante abierto con pocas paredes. La cocina estaba a nuestra izquierda cuando entramos, pequeña, separada de la sala de estar por un mostrador de bar / cocina. A nuestra derecha estaba el armario del pasillo y las paredes que abarcaban el baño y uno de los dormitorios. Justo en frente de nosotros estaba la espaciosa sala de estar, respaldada por una ventana del piso al techo y una puerta de vidrio que daba a un balcón de piedra. Unas escaleras conducían a un dormitorio situado encima del baño y el primer dormitorio. Supuse que era allí donde dormía Brian, basándome en la cama no desordenada, pero no hecha, que estaba a la vista desde donde estaba parada.
Lo que me impresionó, creo, fue lo suave que era el lugar. Había dos estanterías, de color gris claro, en la sala de estar. En los estantes, vi, había una mezcla de novelas, plantas y libros antiguos con espinas de cuero rajado y raído. Las frondas de algunas de las plantas colgaban sobre los estantes. El sofá y la silla que lo acompañaba eran de pana color canela pálido, con cojines gruesos y lo suficientemente profundos que parecían poder perderse en ellos. Podría imaginarme acurrucarme en ese sillón con las piernas tapadas a mi lado, un libro en mis manos.
De alguna manera había estado esperando una estética similar a la del cromo y el cuero negro. No es que asociara la personalidad de Brian o su gusto con ese tipo de diseño, pero era lo que podría haber pensado que un joven soltero podría llegar a conseguir. Ya fuera la suavidad de los colores, el pequeño frasco con piedras, el agua y el bambú en la encimera de la cocina o las imágenes en tonos sepia de los árboles en el vestíbulo, el lugar me dio una sensación de tranquilidad.
Sentí una punzada de envidia, y no fue solo porque el apartamento de Brian era agradable. Estaba obteniendo una mejor idea de quién era, y cómo éramos personas muy diferentes, en cierto sentido.
Brian gruñó mientras dejaba las cajas junto al armario delantero. Se quitó las botas y lo tomé como una señal para quitarme los zapatos.
“Entonces, ya empecé un poco”, me dijo, llevándome a la sala de estar, y vi que había un montón de tablas de color gris claro y una caja de cartón vacía apoyada contra la pared. “Resulta que realmente necesita un segundo par de manos. ¿Quieres algo antes de comenzar? Prefieres el té al café, ¿verdad? ¿O quieres un refresco? ¿Un bocado?”
“Estoy bien”, sonreí, quitándome la sudadera y poniéndola en el mostrador de la cocina. Le había prometido a Tattletale que lo haría. Sintiéndome muy consciente de mí con mi barriga expuesta, traté de distraerlo con la tarea que tenía entre manos: “¿Empezamos?”
El primer trabajo, el que dejó incompleto, era un conjunto de estanterías, y comenzamos con eso. Era, como él había dicho, un trabajo para dos personas. Los estantes tenían tres columnas con seis estantes cada uno, y cada parte se acoplaba con la ayuda de clavijas de madera. Era imposible presionar dos piezas cerca de la parte superior sin que las que estaban cerca del fondo se separasen, y viceversa, así que conseguimos un ritmo en el que uno de nosotros juntaba piezas mientras que el otro impedía que todo lo demás se desarmara.
En general, nos llevó unos veinte minutos más o menos. Después de verificar que todo estaba encajado y alineado, Brian arrastró el estante del piso y lo colocó contra la pared.
“Ese es uno”, sonrió, “¿Estás segura de que no quieres un trago?”
“¿Qué tienes?”
“Ven, tengo cosas en la nevera. Elije lo que quieras.”
Agarré una cola de cereza. Brian agarró una cocacola, pero casi la ignoró mientras abría la siguiente caja, la cuadrada que medía casi cuatro pies de ancho, y comenzó a colocar las piezas individuales en el suelo de la cocina. Una mesa de cocina con taburetes.
Resultó que la mesa de la cocina era un trabajo más difícil que la estantería. Las patas debían sostenerse exactamente en el ángulo correcto, o los pernos se atascaban en los agujeros, o forzaban a la pata de la mesa a salir de su posición. Cada vez que eso ocurría, terminamos teniendo que sacar el perno y comenzar de nuevo. Terminé sosteniendo firmemente la primera pata de la mesa mientras atornillaba los pernos de la base.
Sin mirarme, colocó su mano sobre la mía para ajustar el ángulo una fracción. El contacto me hizo sentir como si alguien hubiera arrancado una cuerda de guitarra que iba desde la parte superior de mi cabeza hasta la mitad de mi cuerpo. Un profundo ronroneo en mi interior que no se podía escuchar, solo se sentía. Me alegré mucho por las mangas largas de mi top, porque se me ponían los pelos de punta.
Me encontré por defecto cayendo en mi defensa más básica, quedarme callada, quedándome quieta, así que no podía decir ni hacer nada estúpido. El problema fue que esto me hizo muy, muy consciente del silencio y la falta de conversación.
Probablemente Brian no había siquiera notado el silencio, pero me pregunté qué decir, preguntándome cómo iniciar una charla o cómo mantener una conversación. Fue agonizante.
Se acercó para ver mejor mientras colocaba una tuerca en el perno, y su brazo se presionó contra mi hombro. De nuevo, provocó una reacción casi elemental de mi cuerpo. ¿Fue esto intencional? ¿Estaba señalando interés a través del contacto físico casual? ¿O estaba asignando significado a algo casual?
“Casi terminado”, murmuró, ajustando su posición para comenzar a atornillar el otro perno para la pata de la mesa. Su brazo no estaba presionando contra mi hombro ahora, pero por la forma en que estaba agachado, su rostro estaba a solo unos centímetros del mío. De acuerdo, eso fue peor.
“Taylor, ¿crees que puedes agarrar esa llave más pequeña sin mover la pierna?”
No confiaba en mí misma para responder sin hacer un ruido raro, así que simplemente cogí la pequeña llave y se la entregué.
“Eso es más rápido, gracias”, respondió, después de un segundo, “¿Puedes pasarme la tuerca?”
Lo hice, dejándolo caer en su mano en lugar de colocarlo allí, preocupada por lo que podría hacer o por cómo reaccionaría si mi mano tocaba la suya. No iba a sobrevivir las siguientes tres patas de la mesa de esta forma, y mucho menos las banquetas o el tercer mueble que ni siquiera habíamos empezado.
“¿Taylor?”, Preguntó.
Dejó la pregunta colgar, así que tragué saliva y respondí: “¿Qué?”
“Relájate. Puedes respirar.”
Me reí ligeramente al darme cuenta de que estaba conteniendo la respiración, lo que resultó en una exhalación nerviosa y entrecortada que solo aumentó la incomodidad que estaba sintiendo.
Él estaba sonriendo, “¿Estás bien?”
¿Qué se supone que debía decir? ¿Admitir que no sabía cómo lidiar con estar cerca de un chico guapo?
Miré al suelo, a la pata de la mesa que sostenía. “Me pongo nerviosa cuando estoy cerca de la gente. Pienso en, ya sabes, que tal vez tengo mal aliento, o tenga olor a sudor, y no podría notarlo porque es mío, así que aguanto la respiración así para estar segura. No sé.”
Bravo, Taylor. Bravo. Imaginé el más lento y más sarcástico de los aplausos lentos. Hablando de mal aliento y sudor era totalmente el camino a seguir. Uno de esos momentos brillantes que me daría vergüenza cada vez que lo recordara en los siguientes años o décadas, estaba segura.
Entonces Brian se inclinó, cerrando los escasos centímetros de distancia que nos separaban, hasta que nuestras narices prácticamente se tocaron.
“No. Hueles bien”, me dijo.
Si hubiera sido un personaje de dibujos animados, estaba bastante segura de que ese era el punto en el que me salía vapor de las orejas, o me derretía en un charco. En cambio, fui con mi primer instinto, una vez más, y me quedé muy callada. Me di cuenta de un calor en mi cara que debe haber sido un rubor furioso.
Sería difícil decir si fue una misericordia o no, pero Brian se distrajo con el sonido de una llave en una cerradura, y la apertura de la puerta de entrada.
Lo primero que pensé fue que la chica que entró era la novia de Brian. Entonces la vi mirar hacia nosotros, sonreír, y noté la similitud entre sus ojos y los de Brian. Su hermana.
Mi segundo pensamiento, o mi segunda reacción, en realidad, fue difícil de poner en palabras. Es como, podrías mirar un Mercedes y decir que era una hermosa obra de arte, incluso si no eras alguien que prestaba mucha atención a los autos. En líneas similares, cuando veías un Mercedes con una calcomanía de llamas barata pegada a las ruedas y un alerón casero pegado en la parte trasera, era doloroso y decepcionante en un nivel fundamental. Eso fue lo que sentí, mirando a Aisha.
Era hermosa, tan femenina como Brian era masculino, con pómulos altos, cuello largo y, aunque era dos o tres años más joven que yo, ya tenía pechos más grandes que los míos. Podrías convencerme de cortarme un dedo por tener piernas, cintura y caderas como las de ella.
Maldita sea, esta familia tenía buenos genes.
Solo necesitabas echar un vistazo a Aisha para saber que iba a ser completamente hermosa cuando terminara de crecer. Dicho eso, sin embargo, tenía una raya de cabello decolorado y parte de ese cabello decolorado había sido teñido en una franja de color púrpura. Era como si hubiera hecho todo lo posible por parecer vulgar, con shorts de jean rasgados sobre leggings de red verde neón, y un top sin tirantes que dudaría incluso en llamar ropa interior. Cualquier envidia que sentía hacia ella se veía acentuada por un sentimiento casi de ofensa, en cuanto a cómo estaba arruinando lo que le habían dado naturalmente.
“¿Estoy interrumpiendo?”, Dijo, con un tono ligeramente burlón, mientras me miraba sin poder entenderlo.
“Aisha”, Brian se levantó, “¿Qué estás haciendo aquí? Tú-” se detuvo cuando una mujer negra robusta y sólida entró por la puerta principal. Donde la mirada de Aisha hacia mi había sido ambigua, la mirada que esta mujer me dio fue todo lo contrario. Desaprobación, disgusto. Me di cuenta de lo que debía parecer, ligeramente sudorosos, en el suelo entre los muebles, con el estómago visible, prácticamente brillante con un rubor rosado. Me apresuré a agarrar mi sudadera y ponerla.
“Señor. ¿Laborn?”, Dijo la mujer pesada, “Me temo que esperaba que estuviera más preparado, pero parece que está en medio de algo.”
Brian negó con la cabeza, “Si señora. Sra. Henderson. Estoy casi seguro de que su oficina me dijo que los esperara a las dos esta tarde.”
“Esa fue la hora original. Aisha me dijo que quería reprogramar-” La señora Henderson se interrumpió y le lanzó a Aisha una mirada dura.
Aisha sonrió, se encogió de hombros y se levantó de un salto, así que estaba sentada al final del mostrador de la cocina. “¿Qué? Hay una película que quiero ver esta tarde con mis amigos.”
“Si hubieras preguntado, podría haber dicho que sí”, le dijo Brian, “Ahora probablemente voy a decir que no.”
“No es tu decisión, hermano, no estoy viviendo contigo todavía”, ella levantó le mostro el dedo del medio con las dos manos.
Brian parecía que iba a decir algo más, pero luego se detuvo. Suspiró, luego dirigió su atención a la trabajadora social de Aisha, “Lo siento por esto.”
Ella frunció el ceño, “Yo también. Debería haber llamado para comprobar, dada la historia de Aisha de torcer la verdad.” Miró su cuaderno y pasó la página, “Si quieres reprogramar, hmmm, me temo que ya llené la ranura de la tarde, pero tal vez ¿Este fin de semana…?”
Brian le dio a Aisha una mirada molesta, “Ya que está aquí, si estás dispuesta a pasar por alto los muebles que no hemos terminado de armar, podríamos hacerlo ahora.”
“¿Si estás seguro? ¿Qué hay de su... compañera?” Ella me miró.
Mi rubor probablemente no se había ido, y sospecho que me sonrojé un poco más de repente al ser puesta en medio de una situación incómoda. Probablemente no ayudó a desvanecer ninguna impresión equivocada que ella había percibido.
“Ella es una amiga, me estaba ayudando. Taylor, no estoy seguro de cuánto tiempo será esto. No quiero perder tu tiempo, pero me sentiría mal si te fueras tan pronto después de venir hasta aquí. Si quieres quedarte y relajarte, podría llevarte de regreso después.”
Cada parte socialmente torpe de mi cerebro ansiaba tomar la ruta de escape ofrecida, hacer mi salida, enfriarme. Fue difícil decir por qué no lo hice.
“Me quedaré, si no voy a estar en el camino. No tango planes para la tarde.”
Cuando Brian sonrió, me di cuenta de por qué no había aprovechado la oportunidad de irme.
La mujer volvió a examinarme en detalle. Ella me preguntó: “¿Estás en su clase en línea?”
Negué con la cabeza.
“No. Pareces un poco joven para eso.” Entonces ella me desafió, “¿Por qué no estás en la escuela?”
“Um”, dudé. Mantente lo más cerca posible de la verdad. “Estuve al borde de una de las explosiones de bombas y tuve una conmoción cerebral. Estoy faltando a clases que esté completamente mejor.”
“Ya veo. ¿Estás segura de que ensamblar muebles es lo que pretendía el médico cuando te dijo que descansaras y te recuperases?”
Sonreí torpemente y me encogí de hombros. Hombre, realmente estaba esperando no estar estropeando esto para Brian.
“Entonces”, Brian habló con la Sra. Henderson, “¿Quería mirar mi casa y ver el espacio que aparté para Aisha? Supongo que esta es una oportunidad para que revise un lugar antes de que la familia se apresure a barrer todo debajo de la alfombra.”
“Mmm”. Una respuesta no coercitiva. “Vamos al balcón, y puede contarme sobre el área y las escuelas cercanas.”
Brian abrió el camino y sostuvo la puerta para el asistente social. Se cerró detrás de él, dejándome con Aisha, que todavía estaba sentada en el mostrador de la cocina. Le di una pequeña sonrisa y recibí una mirada fría y penetrante a cambio. Incómoda, volví mi atención a la mesa y traté de ver qué podía hacer por mi cuenta, con la segunda pata.
“Así que. ¿Estás en el equipo de mi hermano?”
¿Qué? Estuve orgullosa de mí misma cuando apenas perdí el ritmo. “¿Equipo? Sé que hace boxeo, o boxeaba, al menos, pero-”
Ella me dio una mirada divertida, “Vas a hacerte la tonta, ¿verdad?”
“No estoy entendiendo. Lo siento.”
“Claro.” Se inclinó hacia atrás y pateó un poco las piernas.
Volví mi atención de nuevo a la pata de la mesa. No llegué muy lejos antes de que ella me interrumpiera de nuevo.
“Mira, sé que estás en su equipo. Proceso de eliminación, tienes que ser la chica bicho.”
Negué con la cabeza, tanto para negarlo como para exasperarme. ¿Qué carajo, Brian?
“Me dijo que tenía poderes, no dijo lo que eran. Como tiene poderes, cree que hay una posibilidad de que yo también los tenga. No quería que me sorprendiera. Descubrí quién era él después de eso, vi algo sobre algunos villanos que robaban un casino una noche en la que no estaba en casa, comencé a registrar las veces que no estaba disponible y seguía coincidiendo. Lo confronté y no hizo un buen trabajo negándolo.”
Con la esperanza de desequilibrarla, puse en mi rostro la más convincente expresión de sorpresa con los ojos abiertos tanto como podía “¿Estás diciendo que tu hermano es un supervillano?
Parpadeó dos veces, luego dijo, lentamente, como si estuviera hablando con alguien con una discapacidad mental, “Siiiii. Y estoy diciendo que tú también lo eres. ¿Por qué otra razón se juntaría mi hermano contigo?”
Auch. Eso dolió.
Me ahorré tener que dar una respuesta y mantener la farsa cuando Brian y la asistente social regresaron del balcón.
La asistente social estaba diciendo: “...dudoso, con la lista de espera.”
“Ella está en el territorio y estaría ingresando a la escuela al mismo tiempo que el resto de los estudiantes de noveno grado.” Brian respondió, mirando mal a Aisha, “Y eso significaría separarla de las malas influencias que tiene alrededor donde está viviendo ahora.”
Aisha le mostró el dedo, otra vez.
“Mmm”, respondió la asistente social, mirando de Aisha hacia él. “Me gustaría ver tu habitación después?”
“¿Mía? ¿No de Aisha?”
“Por favor.”
Brian condujo a la asistente social hasta las escaleras que conducían a su habitación, que daba al resto del departamento.
“Tal vez debería ver cómo reaccionas si lo grito en voz alta”, sugirió Aisha. Ella puso un acento falso, “¿Cómo te llamas, otra vez?”
Giré los ojos.
“¿No vas a decir? Como sea.” Sus manos se ahuecaron alrededor de su boca como si estuviera gritando, gritó burlonamente en un volumen apenas por encima del habla regular, “¡Bichito y Grue, en casa!”
Miré hacia arriba, esperando que Brian y la asistente social no estuvieran al alcance del oído. El murmullo de conversación allí arriba no parecía haber sido interrumpido por lo que Aisha había dicho.
“Parece que estarías en una situación de perder-perder, anunciándolo así”, le respondí, “O tienes razón, y molestas a dos personas que realmente querrás evitar enojar, o estás equivocada y te ves como una loca.”
“¿Y si ellos ya piensan que estoy un poco loca? ¿Qué tengo que perder?”
“No sabría decir.” Apreté el cerrojo, revisé la pata de la silla y la encontré sólida como una roca. Pasé al siguiente. “¿Qué tienes por ganar?”
“Vaaaamos”, ella se quejó, “Solo admítelo.”
Mi corazón latía con fuerza cuando Brian y la asistente social bajaron las escaleras. Aisha, por su parte, pegó una amplia y falsa sonrisa en su rostro para saludarlos. Brian hizo pasar a la mujer al segundo dormitorio, pero no entró con ella. Se detuvo para mirarme.
“Taylor, no necesitas hacer eso por tu cuenta.”
“Está bien”, dije. Mirando hacia arriba, donde Aisha estaba sentada en la encimera, agregué: “Es una buena distracción.”
“Lo siento. Creo que tardaremos solo un minuto más.”
Resultó cierto. La asistente social salió de la habitación de Aisha, echó un vistazo por el baño y luego investigó los armarios y la nevera.
La Sra. Henderson habló con Aisha, “Me gustaría que salgas al balcón por un minuto.”
“Lo que sea.” Aisha saltó del mostrador y se dirigió hacia afuera.
“Y”, dijo, volviéndose hacia Brian, “Tal vez quieras que tu amiga espere afuera también.”
“Realmente no tengo nada que esconder”, respondió, mirando hacia mí.
“Bien. Permítanme comenzar diciendo que esto es mejor que la mayoría.”
“Gracias.”
“Pero tengo preocupaciones.”
Se podía ver la expresión de Brian cambiar una fracción, ante eso.
“Leí los documentos y planes que me enviaste por correo electrónico. Usted tiene un plan sólido en mente para la contabilidad, el pago de las facturas, ayudarla con su educación, posibles gastos adicionales, el presupuesto para la ropa e incluso para ahorrar dinero para la universidad. En muchos aspectos, este es el tipo de situación que deseo, con la mayoría de mis casos.”
“¿Pero?”
“Pero cuando miro este lugar, veo que lo has hecho muy tuyo. Los muebles, las decoraciones, las obras de arte, parecen apuntar a tu personalidad, dejando muy poco espacio para Aisha, incluso en el espacio que has reservado para ella.”
Brian pareció un poco aturdido por eso. “Ya veo.”
“Mire, Sr. Laborn, debemos considerar la perspectiva de Aisha. Ella es una fugitiva en serie. Ella claramente no ve la casa de su padre como un hogar. Se debe tener cuidado adicional para asegurarse de que ella vea esto como tal. Suponiendo que ella termina aquí y no en casa de su madre.”
“Mi madre,” la expresión de Brian tomó un tono más serio.
“Soy consciente de sus preocupaciones sobre el tema de la madre de Aisha, Sr. Laborn.”
Mi celular sonó una vez en mi bolsillo de sudadera. Lo ignoré.
Brian suspiró, flaqueándose un poco, “¿Esto es reparable?”
“Sí. Involucre a Aisha en la decoración, esté dispuesto a comprometer sus gustos y su estética para que sienta que este también es su espacio”, dijo, “sé que no será fácil. Aisha es difícil a veces, estoy segura de que ambos podemos estar de acuerdo es eso.”
Estaba empezando a gravitar hacia esa conclusión yo misma.
“Sí”, Brian asintió, “Entonces, ¿qué sigue?”
“Haré una visita a la casa de su madre en una semana y media, si recuerdo bien. Si desea enviarme otro correo electrónico cuando sienta que ha enmendado este pequeño problema, y ​​las pocas cosas que le señalé durante la inspección, podría hacer arreglos para visitarlo nuevamente.”
“Eso sería fantástico.”
“Tenga en cuenta que tengo una carga de trabajo desbordante, y probablemente no pueda pasar hasta al menos una semana después de que me haya avisado.”
“Gracias”, dijo Brian.
“¿Alguna pregunta?”
Sacudió la cabeza.
“Entonces le deseo suerte. Para disculparme por el tiempo inesperado de la cita, le haré una oferta de una sola vez para quitarle a Aisha de sus manos. Si ella insiste ser suspendida, puedo presentarle a otra persona que siguió ese camino, mientras voy a las citas de esta tarde.”
Brian sonrió. No es exactamente esa sonrisa increíble que había visto tan a menudo, pero una bonita sonrisa, no obstante, “Creo que se perderá la película a la que quería ir.”
“Parece”, el trabajador social sonrió con complicidad. “Siga así, Sr. Laborn. Aisha tiene suerte de tenerlo.”
Brian se animó un poco al respecto.
La reunión no duró mucho después de eso, y Aisha fue arrastrada quejándose por la asistente social. No pude respirar con alivio hasta que se fueron. Incluso entonces, estaba inquieta, sabiendo cuán fuertes habían sido las sospechas de Aisha.
Recordando que mi teléfono había sonado, busqué mi teléfono celular para ver cuál había sido el mensaje. Mientras mantuve presionado el botón para desbloquearlo, le dije a Brian: “Aisha sabe sobre los Undersiders, parece.”
“Mierda. Lo siento”, hizo una mueca de dolor, “Si pensara que te encontrarías con ella, te habría dado una advertencia. ¿No dijiste nada?”
“Fingí no saber de qué demonios estaba hablando, por poco que sirvió. ¿Esto va a ser un problema?”
“Ella prometió que no le diría nada a nadie... y realmente me molesta que haya sido lo suficientemente indiscreta para plantear el tema con alguien a quien no había dado mi consentimiento. Pero Aisha no lo diría por contarlo. Creo que ella probablemente estaba jugando contigo.”
“Si estás seguro”, tenía mis reservas, pero no estaba segura de querer presionarlo sobre el tema, cuando ya estaba estresado.
“Bastante seguro”, suspiró.
Miré mi teléfono celular. Era de Lisa.
prdn x interrumpir besukeo. los dos tienen q volver rapido. se sta yendo todo ala mierda
Sentí un poco de calor en las mejillas mientras me tomé mucho cuidado de borrar el texto. Cuando terminé, me volví hacia Brian. “Lisa dice que algo está pasando. Ella dice que nos apresuremos a volver.”
“Que hinchapelotas”, dijo Brian. “Esperaba... ah carajo. Supongo que no vamos a armar todo esto, ¿eh?”, Me sonrió.
Le devolví la sonrisa, “En otra ocasión.”
Él me dio una mano para ayudarme a ponerme de pie. ¿Estaba siendo optimista u observadora cuando noté que su mano tal vez se demoraba medio segundo más de lo necesario en la mía?
¿Estaba una parte de mi temiendo esas posibilidades, esperando que no fuera ni un deseo mio ni una observación precisa de él? Porque no podía decir si me asustaba, o si solo quería que hubiera una parte cuerda de mí con una objeción.
Mierda. Mentalmente avancé mi línea de tiempo. No más de una semana, y tendría que llevar lo que sabía sobre los Undersiders al Protectorado. No estaba segura de confiar en mí misma por más tiempo que eso.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:49 master_x_2k Interludio V

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio V

"¿Esto es lo que querías?", El adolescente con barba en su mentón y la capucha arriba, le entregó la bolsa de papel.
Manos anchas con las uñas arruinadas y podridas de color marrón recorrieron el contenido. “Lo es. Aquí.” La voz era ligeramente acentuada, las palabras y los sonidos eran muy cuidadosos, como si no se sintiera cómodo con el inglés.
El joven extendió la mano y sus ojos se agrandaron cuando un manojo de billetes se presionó en sus manos.
“Esto es... más de lo que pensé que sería.”
“¿Te estás quejando?”
El joven negó con la cabeza.
Gregor el Caracol se metió las manos en los bolsillos, como para esconder las uñas y los bultos que le salpicaban el dorso de las manos como costras. Cada uno de las protuberancias duras, que podrían haber sido conchas o escamas, ninguna más grande que un dólar de plata, tenía una prominente forma de espiral. Por mucho que pudiera meterse las manos en los bolsillos, no podía ocultar su rostro. No tenía cabello en la cabeza, ni siquiera cejas o pestañas, y las protuberancias duras le cubrían la cara como un caso terminal de acné. Lo más extraño y desconcertante de todo era el hecho de que su piel pálida era lo suficientemente translúcida como para poder ver las sombras de su esqueleto, sus dientes y la lengua en su boca.
“Como puedes ver”, dijo Gregor, sin ninguna afectación, “sería difícil para mí entrar a una tienda y hacer simples compras. No me gusta depender de mis amigos para esto. Me hace sentir en deuda con ellos, y eso no es bueno para las amistades. Si estás interesado en repetir este tipo de transacción, estando de guardia para hacer diligencias por mí durante un tiempo, podría arreglarse.”
“¿En serio?” El chico se frotó la barbilla, “¿Por cuánto tiempo?”
“Hasta que llamé y no puedas o no quieras hacer mi mandado. Si esto sucediera más de una vez, o si la razón no fuera buena, encontraría a otra persona, como lo hice con la última persona.”
“¿No lo lastimaste ni nada?”
“No. No lo hice. Decidió que prefería pasar la noche con su novia. No lo he llamado nuevamente.”
“¿Esto no será nada ilegal?”
“No. Sin drogas, sin prostitutas, sin armas.”
“Entonces me llamas, salgo corriendo y te consigo alimentos, o ropa, o comida para llevar, o champú, o lo que sea, y me pagas tres-”
“Eso es cuatro. Y no tengo pelo, así que no necesitarías preocuparte por el champú.”
“Claro. Lo siento. Entonces, ¿cuatrocientos dólares cada vez? ¿Cuál es el truco?”
“Sin trucos. Tengo dinero, me gusta que las cosas sean convenientes. Solo una pequeña posibilidad de problemas. Mi primer asistente, ella renunció porque estaba preocupada de que mis enemigos la usen para llegar a mí. No negaré que esto es posible.”
“¿Tienes enemigos?”
“Sí. Pero todavía no ha habido un caso en que alguno de mis asistentes tuvo problemas con ellos.”
“¿Alguno de ellos se metió en problemas?”
“El último asistente, el chico con la novia. Pensó que podría conseguir más dinero, porque podría ir a la policía y contarles lo que sabía de mí. Tuvo la suerte de intentar esto cuando estaba de buen humor. Yo lo disuadí. Trabajó para mí durante dos meses después de eso sin ninguna queja. No fuimos amistosos, fue puro negocio. Recomendaría, amablemente, que no intentes lo mismo.”
“Oye. Vive y deja vivir, ¿verdad?”
“Ese es un buen dicho.”
“Bueno. Quiero ir a la universidad este otoño, y esto suena muchísimo mejor que trabajar por el salario mínimo de durante cincuenta horas a la semana. Aquí, mi número de teléfono celular”, él entregó su teléfono.
Gregor el Caracol se tomó un segundo para poner el número en su propio teléfono. “Lo tengo. Llamaré.”
Fueron cada uno por su camino.
Gregor caminó por las calles laterales del centro de Brockton Bay con la capucha de su sudadera proyectando su rostro en la sombra. Cualquiera que se cruzara en su camino y mirara debajo de su capucha se apresuró a mirar hacia otro lado. Avergonzado, asustado. Aquellos que lo vieron desde lejos lo consideraban también como monstruoso, pero de una manera diferente. Para ellos, él era simplemente uno de los obesos mórbidos. Un hombre en de entre veinte largos o pocos treinta, casi tres veces el peso que debería tener para su altura de metro setenta y ocho. Su peso, lo sabía, era una de las cosas raras en este mundo moderno que alguien podría usar para burlarse de él abiertamente.
Le había llevado años llegar a aceptar esto. El ser uno de los monstruos.
Cuando llegó a su destino, el palpitante latido de la música llegó a sus oídos. El club estaba a dos cuadras de Lord Street, y había una línea que se extendía por el costado del edificio. Letras amarillas que brillaban intensamente en una letra casi intencionalmente simple deletreaban 'Palanquin'.
Se saltó la línea y se dirigió directamente hacia la puerta de entrada. Un fornido portero hispano con una barba que trazaba los bordes de su mandíbula desabrochó la cerca de la cadena para dejarlo pasar.
“¿Qué demonios?”, Se quejó una de las chicas que estaba al frente de la fila. “Estuvimos esperando cuarenta y cinco minutos, ¿Y dejaste entrar a ese gordo de mierda?”
“Fuera de la fila”, dijo el portero, su voz aburrida.
“¿Qué carajo? ¿Por qué?”
“Acabas de insultar al hermano del dueño, idiota”, le dijo el portero, “Fuera de la fila. Tú y tus amigos están vetados.”
Gregor sonrió y negó con la cabeza. La línea que el portero había usado era basura, por supuesto, él no era el hermano del propietario. Pero fue agradable ver a uno de los imbéciles recibiendo lo que merecían.
Había trabajado como gorila para clubes que buscaban a alguien más exótico y llamativo, cuando se estaba poniendo de pie por primera vez, por lo que sabía que la línea que veías por la puerta rara vez indicaba cuántas personas había en el interior. Un club vacío podría tener una fila de personas esperando para entrar, para dar la imagen correcta. A pesar de que era martes por la noche, Palanquin no tenía necesidad de tales engaños. Estaba lleno de gente. Gregor navegó con cuidado entre la multitud de bailarines y personas que sostenían tragos, hasta que llegó a una escalera custodiada por un portero. Al igual que con la puerta de entrada, su entrada a la escalera era automática, incuestionable.
El balcón del piso de arriba no estaba lleno de gente, y los que estaban presentes, una docena más o menos, estaban casi deshuesados ​​en su letargo. Sobre todo chicas, yacían boca abajo en los sofás y en las cabinas de todo el balcón que daba a la pista de baile. Solo tres personas estaban más o menos alerta cuando Gregor se acercó.
“¡Gregor, mi muchacho!” Newter sonrió de oreja a oreja. Gregor captó el más breve destello de disgusto en la cara de una de las chicas que estaban sentadas con Newter, mientras lo miraba. Ella era una rubia con lápiz labial azul y reflejos rosados ​​en su cabello. Si Gregor hubiera estado trabajando como portero, habría revisado su identificación, la habría comprobado dos veces, y aunque pareciera real, la habría echado de todas maneras por ser demasiado joven. Ella no podría haber tenido más de dieciséis años.
Aún así, eso era más o menos la edad de Newter, y no podía culpar al chico por estar interesado en alguien de su edad.
La otra chica, de cabello oscuro, tenía un aspecto europeo en sus facciones. Ella no mostró tal disgusto. Cuando ella le sonrió, no había señales de que la expresión fuera forzada. Eso fue raro e interesante.
“Traje tu cena”, dijo Gregor.
“¡Buen hombre! ¡Trae una silla!”
“Los otros también querrán su comida.”
“Levanta una silla, vamos. Aquí tengo dos chicas deslumbrantes, y no me creen cuando les estoy hablando de algunos de los trabajos más geniales que hemos realizado. Necesito respaldo aquí, hermano.”
“Yo no creo que sea una buena idea hablar de estas cosas”, dijo Gregor. Él permaneció de pie.Newter tomó la bolsa y agarró un sándwich de adentro. “Todo bien. Faultline se unió a la conversación hace un rato, por lo que obviamente no le parece un problema. No van a hablar, ¿verdad, Laura? ¿Mary?”
Cada chica negó con la cabeza cuando Newter les preguntó por su nombre. Eso le permitió a Gregor etiquetar a la chica de cabello oscuro como Laura y la chica con el lápiz labial azul como Mary.
“Si Faultline dijo que estaba bien”, dijo Gregor. Cogió la bolsa de Newter y encontró su propio sándwich. “Laura y Mary, lo siento, los otros sándwiches que tengo aquí están reservados. Podría ofrecerles algo del mío, si quisieran.”
“Está bien, no tengo hambre”, respondió Laura, “Me gusta tu acento. ¿Es noruego?”
Gregor terminó su primer bocado, tragó saliva y negó con la cabeza, “No estoy seguro. Pero he hablado con un experto y él dice que el otro idioma que hablo es islandés.”
“¿No lo sabes?”
“No”, respondió Gregor.
Su respuesta brusca solo detuvo la conversación por un momento antes de que Newter lo pusiera en marcha de nuevo, “De acuerdo, hermano, diles a estas chicas contra quién nos enfrentamos el mes pasado.”
“¿El trabajo de la caja de juguetes?”, Preguntó Gregor, “¿con el mercado negro de Artesanos? No habia nadie-”
“El otro. El trabajo en Filadelfia.”
“Ah. Chevalier y Myrddin.”
Newter juntó sus manos, meciéndose en su asiento, “¡Te lo dije!”
“Y los vencieron”, dijo la chica de cabello oscuro, incrédula.
“¡No perdimos!” Gritó Newter.
“Estuvo muy cerca”, Gregor agregó sus propios dos centavos. “Chevalier es el líder del Protectorado en Filadelfia. Myrddin lidera el Protectorado de Chicago. Estas son personas que el mundo entero reconoce. Obtuvieron puestos protegiendo ciudades grandes en Estados Unidos porque son fuertes, porque son inteligentes y talentosos. Cumplimos el trabajo, como siempre hacemos, y nos marchamos.”
Newter se echó a reír, “Paguen.”
Ni Laura ni Mary parecían molestas cuando metieron la mano en el bolsillo y el bolso, respectivamente, y sacaron algunos billetes.
“¿Cuál fue la apuesta?” Preguntó Gregor.
“Les dije que no tenían que pagar si mentía.”
“¿Y si no estuvieras mintiendo? ¿Pagan más?”
“Ninguna penalización. Obtuve compañía y conversación por un tiempo”, sonrió Newter. Extendió la mano hacia la parte posterior de la cabina, agarró una bolsa que estaba allí y sacó un par de cucharas de plástico y una botella de agua. Con un gotero de agua que sacó de su bolsillo, extrajo agua de la botella y colocó unas gotas en cada cuchara. El último paso fue sumergir la punta de la lengua en cada gota de agua.
“Lámanlo”, les dijo a las chicas.
“¿Eso es todo?”, Le preguntó Laura.
“Es suficiente. Más, y es posible que vuelen por un tiempo inconvenientemente largo. Eso justo allí”, señaló Newter a la cuchara con la punta de la cola, “Es un poco menos de una hora de viaje psicodélico. Sin resaca, sin efectos secundarios, no es adictivo, y no se puede sufrir una sobredosis. Créeme, he intentado hacer que alguien tenga una sobredosis antes, en una situación de combate, y no pude lograrlo.”
Mary fue la primera en tomar la cuchara y meterla en su boca. Momentos después, sus ojos se abrieron de par en par y ella cayó inerte sobre el respaldo de la cabina.
“Oye”, dijo Laura, volviéndose hacia Gregor. Metió la mano en el bolsillo, encontró un recibo y un bolígrafo, y garabateó en la parte posterior en blanco del papel. Ella se lo entregó. “Mi número. Si quieres hablar, o, ya sabes, algo más.”
Ella le guiñó un ojo y luego se metió la cuchara en la boca.
Gregor parpadeó en una leve confusión mientras su cabeza cayó hacia atrás.
“Parece que has causado una buena impresión, Gregster”, se rió entre dientes.
“Tal vez”, dijo Gregor. Puso la mitad de su sándwich que quedaba en la bolsa de papel, luego hizo una bola con la envoltura. Después de un momento de vacilación, arrugó el recibo con el número de Laura en la bola. Lo lanzó a un cubo de basura a medio camino a través de la habitación.
“¡Oye! ¿Qué diablos?”
“No creo que yo le gustara porque soy yo”, dijo Gregor, “creo que le gustaba porque soy un monstruo."
“Creo que te estás saboteando, hombre. Esta buena. Mírala.”
Gregor lo hizo. Ella era atractiva. Él suspiró.
“Newter, ¿sabes lo que es un devoto?”
Newter negó con la cabeza.
“Es un término del argot para alguien que se siente atraído por personas con discapacidades debido a la discapacidad. Creo que se trata de poder, atracción por alguien porque de alguna manera son débiles. Creo que es probable que esta Laura me considere débil por la forma en que me veo, la forma en que puedo tener problemas día a día, y esto es atractivo para ella de una manera similar a la que un lisiado o un ciego seria para un devoto. Esto no me atrae.”
“De ninguna manera. Tal vez le gustes por la persona que está debajo.”
“No me vio lo suficiente como para saber quién podría ser esa persona”, respondió Gregor.
“Creo que te estás menospreciando. Yo aprovecharía esa oportunidad.”
“Eres una persona más fuerte que yo de muchas maneras, Newter. Debería llevarle la cena a los demás”, Gregor se dio vuelta para irse.
“Oye, haz una señal a Pierce para que envíe a otra chica o dos, ¿quieres?”
Gregor hizo lo que le pidió, llamando la atención del portero al pie de las escaleras. El portero, a su vez, llamó la atención de un grupo de chicas en la pista de baile.
Mientras las chicas se abrían paso, Gregor se volvió hacia Newter, “¿Estás feliz?”
“Oh hombre. No vas a entrar en una fase filosófica de nuevo, ¿verdad?”
“Te ahorraré eso. ¿Lo estás?”
“Tipo. Mírame. Tengo dinero para gastar, tengo a las chicas más calientes de la ciudad pidiendo probarme. ¡Literalmente queriendo probarme! ¿Qué piensas?”
“¿Estás feliz, entonces?”
“La época de mi vida, hermano.” Newter abrió sus brazos para saludar a un trío de chicas cuando llegaron a la cima de las escaleras.
“Me alegra.” Gregor se giró y entró al pasillo en la parte posterior del balcón. Cuando la puerta se cerró tras él, el sonido de la música detrás de él se atenuó.
Su siguiente parada fue la primera puerta a su izquierda. Él golpeó.
“Adelante.”
La habitación tenía una cama a cada lado, en las esquinas opuestas. Un lado de la habitación estaba atestado de carteles, fotos, una estantería repleta de libros, una computadora Apple con dos estantes para CD que se alzaban sobre ella y dos sistemas de altavoces. La música de los altavoces de la computadora apenas logró ahogar la música del club de abajo. La chica que estaba recostada en la cama tenía una densa capa de pecas en la cara y las manos, y cabello castaño rizado. Las revistas estaban amontonadas a su alrededor en la cama, amenazando con derrumbarse al menor movimiento.
El otro lado de la habitación era espartano. Nada adornaba las paredes, no había libros, ni computadora o parafernalia de computadora. Había una cama, una mesita de noche y una cómoda. El único toque de personalidad era una colorida colcha y una funda de almohada. Gregor sabía que había sido un regalo de Faultline. La propietaria no habría salido a buscarla ella misma. La residente de ese lado de la habitación estaba sentada en la esquina, mirando a la pared. Ella era rubia, el tipo de cabello rubio platinado que raramente duraba pasando la pubertad. Su suéter púrpura era un poco demasiado grande para ella, cayendo sobre sus manos, y sus jeans claros estaban claramente destinados a ser más cómodos que a la moda.
“Traje tu cena, Emily.”
“Gracias”, le respondió la chica pecosa. Cogió el sándwich que le lanzó y comenzó a pelar el paquete.
“¿Está bien?”, Le preguntó, haciendo un gesto a la chica de la esquina.
“No es uno de sus mejores días.”
El asintió.
“Elle”, habló, suavemente, “¿Puedo acercarme?”
Habían aprendido por las malas, que cuanto más distante estaba la niña, más fuerte era su poder. Esto la hacía particularmente peligrosa cuando estaba tan perdida que no podía reconocerlo. Una cruel ironía, observó Gregor, que prácticamente no tenía ningún poder cuando era más ella misma. Era un problema al que esperaban encontrar una respuesta, algún día.
La chica en la esquina se volvió para mirarlo a los ojos. Lo tomó por consentimiento, se le acercó y le puso un sándwich en las manos.
“Come”, la instruyó.
Ella lo hizo, casi mecánica en sus movimientos.
Después de que Faultline lo enlistó a él y a Newter, un trabajo los había llevado a un asilo de alta seguridad. Habían estado allí para interrogar a alguien sobre los Dragonslayers, un grupo de villanos que utilizaba tecnología de Artesano robada del Artesano más poderoso y de mayor perfil del mundo para el hurto y el trabajo mercenario. Su invasión del asilo no había ido tan bien como podría haberlo hecho, y había llevado a un cierre de alta tecnología de la instalación. No solo extendió su misión por varias horas, sino que también generó problemas con uno de los residentes, una parahumana que aparentemente tenía que ser movida regularmente, para que su influencia sobre su entorno no se extendiera más allá de los límites de su celda, convirtiéndola en una un problema serio para el personal, otros residentes y espectadores involuntarios.
Al final, después de tratar con el escuadrón enviado del Protectorado de Boston y obtener la información que necesitaban sobre los Dragonslayers, habían reclutado a la chica.
Miró y esperó lo suficiente para asegurarse de que estaba en camino de terminar su sándwich, luego se dio vuelta para irse. Emily le dio un pequeño saludo con la mano en señal de despedida, y él asintió una vez en reconocimiento.
Su última parada fue la oficina al final del pasillo del segundo piso. Miró por la ventana, luego se dejó entrar tan silenciosamente como pudo.
Faultline, propietaria de Palanquin y varias otras empresas de cobertura en Brockton Bay, estaba sentada en un gran escritorio de roble. Frente a ella, en medio de los libros de contabilidad, cuadernos y libros de texto de la universidad, había algo similar a un xilófono, una serie de varillas alineadas una al lado de la otra, atadas firmemente a una tabla.
Faultline estaba en su ropa profesional; una camisa de vestir blanca con las mangas arremangadas y pantalones negros metidos en brillantes botas de montar negras con dedos de acero. Su ondulado cabello negro estaba recogido en una cola de caballo. No llevaba máscara: los empleados de Palanquin que se aventuraban tan lejos como esta oficina estaban demasiado bien pagados para traicionarla. Sus rasgos eran tal vez demasiado agudos como para llamarlos convencionalmente atractivos, pero Gregor sabía que ella era ciertamente más atractiva que Newter o él mismo.
Mientras Gregor observaba, ella cerró los ojos, luego deslizó su mano por los extremos superiores de las varillas. La energía roja y azul crepitaba, y piezas de madera, metal, piedra y plástico en forma de moneda caían al escritorio. Otras varillas, varias de las cuales eran de madera verde, quedaron intactas.
“Carajo”, murmuró. Barrió los trozos de varios materiales en forma de moneda en un cubo de basura que estaba al lado de su escritorio. Echando un vistazo hacia donde estaba Gregor justo al lado de la puerta, levantó una ceja.
“No deseaba interrumpirte.”
“No te preocupes por eso. Tal vez distraerme ayudará.”
“Si estás segura.” Se acercó al escritorio, dejando la bolsa de papel sobre ella, “Eran las siete en punto, nadie había comido todavía. Nos conseguí unos sandwiches.”
“Gracias. ¿Cómo está Elle?”
“Spitfire dijo que estaba teniendo un mal día, pero que ha comido ahora. Quizás mañana será mejor.”
Faultline suspiró, “Esperemos. Es muy fácil volverse unido a esa chica, ¿sabe a qué me refiero?”
“Sí.”
“¡Carajo!”, Maldijo, mientras pasaba la mano por las varillas y, una vez más, la madera verde se negaba a cortarse.
“¿Qué estás haciendo?”
“Hemos hablado sobre el efecto Manton.”
“La regla que impide que algunos poderes afecten a los seres vivos. Has estado tratando de eliminar esas restricciones de ti misma.”
“Sin suerte. Es cuestión de tiempo antes de que tengamos un trabajo, las cosas se pongan feas, y sea demasiado débil, debido a esta limitación arbitraria.”
“Me resulta difícil creer que cualquiera que haya derrumbado un edificio sobre alguien pueda llamarse a sí mismo débil.”
“Eso fue más suerte que cualquier otra cosa", suspiró, mientras ajustaba las posiciones de las varillas.
“Si tú lo dices.”
“No es que no haya precedente para esto. Sabemos a ciencia cierta que algunas capas que alguna vez fueron retenidas por el efecto Manton han descubierto una forma de evitarlo o superarlo. Narwhal es el caso más obvio.”
“Sí.”
“Hay una rama teórica que dice que el efecto Manton es un bloqueo psicológico. Que, debido a nuestra empatía por los seres vivos, detenemos nuestros poderes en un nivel instintivo. O, tal vez, nos retenemos contra otros seres vivos porque hay una limitación impuesta inconscientemente que nos impide herirnos con nuestros propios poderes, y es demasiado general, abarcando a otros seres vivos en lugar de solo a nosotros mismos.”
“Ya veo.”
“Así que estoy tratando de engañar a mi cerebro. Con esta configuración, paso de material inorgánico a material orgánico muerto a tejidos vivos. Madera verde, en este caso. O lo mezclo para que vaya de uno a otro sin ningún patrón. Si puedo engañar a mi cerebro para que cometa un error, anticipando el material equivocado, tal vez pueda atravesar ese bloqueo mental. Hacerlo una vez, y sería más fácil para futuros intentos. Esa es la teoría, de todos modos.”
Ella lo intentó de nuevo. “¡Mierda!”
“No parece estar funcionando.”
“No me digas. Hazme un favor. Reorganiza estos. No me dejes verlos.”
Se acercó al escritorio, desató las varillas, las barajó y luego las ató en su lugar mientras ella estaba sentada allí con los ojos cerrados.
“Adelante”, le dijo.
Lo intentó de nuevo, con los ojos cerrados. Cuando ella los abrió, ella maldijo varias veces seguidas.
Gregor dio un paso alrededor del escritorio, la agarró por el cuello con su mano izquierda, y la sacó de la silla. La empujó al suelo y se subió encima de ella para que él estuviera a montando sobre ella, sus rodillas presionando sus brazos hacia abajo. Su agarre se apretó incrementalmente.
Los ojos de Faultline se agrandaron y su rostro comenzó a cambiar de color mientras luchaba. Le puso las rodillas en la espalda, pero uno podría haber tenido más éxito golpeando un lecho de agua. El efecto fue el mismo. Debajo de su piel, que era más dura de lo que uno podría imaginar, su esqueleto, músculos y órganos flotaban en un mar de fluidos viscosos. Su esqueleto, había aprendido, era más parecido al de un tiburón que un humano. Era un cartílago flexible que se doblaba donde el hueso se rompería y cicatrizaba más rápido que el hueso. Había sido atropellado por un automóvil y se puso de pie poco después. Sus patadas no tendrían mucho efecto.
“Lo siento”, le dijo.
Su lucha gradualmente se debilito. Tardó un tiempo antes de que empezara a flaquear.
Esperó un segundo más, luego la soltó. Ella comenzó a toser mientras vertía aire en sus pulmones.
Esperó pacientemente a que se recuperara. Cuando ella parecía tener más o menos el control de su propia respiración, habló: “Hace meses, estábamos hablando sobre este tema, el efecto Manton. Tu mencionaste cómo podría ser posible que alguien como nosotros tenga un segundo evento detonante. Un cambio radical o mejora en sus poderes como resultado de un momento de vida o muerte. Tal podría explicar cómo romper la regla de Manton.”
Ella asintió, tosiendo de nuevo.
“No habría funcionado si te hubiera advertido de antemano. Lo siento.”
Ella negó con la cabeza, tosió una vez, y luego le respondió con voz ronca: “No funcionó de todos modos.”
“Lo siento.”
“¿Y si hubiera funcionado, gran lunático? ¿Qué esperabas que te hiciera? ¿Corta tu mano? ¿Matarte?”
“Pensé que tal vez mi mano o mi brazo, en el peor caso. No creo que me mates, incluso en un momento como ese. Has hecho mucho por mí. Incluso si resultara imposible volver a conectarlo, no diría que es una mano muy atractiva”, examinó la mano que acababa de utilizar para estrangular a Faultline, “Perderla, por algo en lo que has estado trabajando durante mucho tiempo no es algo lamentable.”
“Idiota”, se puso de pie, tosiendo de nuevo, “¿Cómo diablos se supone que me vaya a enojar contigo cuando dices algo así?”
Él permaneció en silencio.
“Bueno, o eso no va a funcionar, o necesito algo que me acerque aún más a la muerte... en cuyo caso lo estoy tachando de la lista de todos modos.” Ella movió su silla y se sentó en su escritorio, empujando el aparato con las barras en la basura. “Me gusta estar viva demasiado para bailar en ese filo de la navaja.”
“Sí”, su voz era tranquila.
“Gracias, por cierto, por intentar eso”, le dijo, mientras vaciaba la bolsa de un sándwich y medio. Le devolvió el medio sándwich de Gregor a la bolsa y dejó la suya a un lado, sin abrir. “Creo que fuera fácil.”
Él sacudió la cabeza.
“Así que, estoy devolviendo el favor, entonces. Siéntate.”
Él acercó una silla y se sentó al otro lado del escritorio.
“Hace un año, accediste a darme una parte de tus ganancias en nuestro pequeño grupo, si las usaba para responder algunas preguntas que teníamos.”
“Recuerdo.”
“Hablaré con los demás sobre esto, pronto, pero ya que tú fuiste el que más pagó, pensé que era correcto que primero lo compartiera contigo.” Abrió un cajón y sacó un archivo. Ella lo empujó sobre el escritorio. “Esto es lo que he encontrado, hasta ahora.”
Él abrió el archivo. La primera página era una imagen, de alta resolución, de una 'u' estilizada, o una 'c' girada noventa grados en el sentido contrario a las agujas del reloj. Tocó su brazo, donde un tatuaje idéntico a la imagen lo marcaba.
“Sea quien sea”, explicó Faultline, “Ya sea una o varias personas, es muy, muy bueno para cubrir sus huellas.”
Pasó las páginas. El siguiente conjunto de páginas eran imágenes, informes de la escena del crimen, archivos oficiales y artículos de noticias sobre varios parahumanos, cada conjunto de páginas relacionadas con uno específico. El primero era un hombre monstruo con un caparazón parecido al de un escarabajo cubriendo su cuerpo. Gregor mismo era el segundo.
“Tú y Newter, como ya sabes, no están solos. De manera constante, los parahumanos han aparecido en toda América del Norte. Amnesia retrógrada, todos marcado por el mismo tatuaje que se encuentra en varias partes de su cuerpo. Cada uno fue abandonado en un lugar apartado en un área urbana. Callejones, zanjas, tejados, debajo de puentes.”
“Sí”. Gregor pasó más páginas. Cada conjunto de páginas tenía más personas como él.
“Aquí está la cosa, sin embargo. Al principio, la mayoría eran extraños en apariencia. Hasta cuatro de cada cinco parahumanos monstruosos, si puedes disculpar el término, siguen el patrón, y ese número podría aumentar si tuviera la oportunidad de examinar o conseguir una entrevista decente con los demás. El tatuaje, la amnesia, sus primeros recuerdos es despertar en algún lugar de una ciudad extraña.”
“¿Al principio, dijiste?”, Preguntó Gregor, “¿Esto cambió?”
“Pasa a la pestaña roja.”
Encontró la pestaña roja que sobresalía y se volvió hacia esa página. Una imagen de alta calidad de una atractiva chica pelirroja.
“Ella apareció en Las Vegas. Todo el negocio de los casinos ha mordido el polvo, casi, desde que los parahumanos que pueden jugar con las probabilidades o hacer trampa comenzaron a aparecer. Pero aún hay juegos clandestinos. Ella participó en algunos, y le pusieron una recompensa a su cabeza en cuestión de días. Se está llamando a sí misma Shamrock, y yo apostaría buen dinero en el hecho de que tiene poderes que le permiten manipular probabilidades.”
“Ya veo. ¿Por qué estamos hablando de ella?”
“Siguiente página.”
Pasó la página. “Ah”
Era una imagen granulada de una cámara de vigilancia. Shamrock estaba en medio de cambiarse de ropa en lo que parecía un estacionamiento subterráneo, y, aunque parcialmente oscurecido por la correa de su sostén, el tatuaje era visible en su omoplato. Una 'u' estilizada.”
“Esa es la pieza del rompecabezas número uno. Dadas las fechas, y eres libre de mirarlas en tu propio tiempo, pasando por los primeros avistamientos, las personas que aparecen con estos tatuajes son cada vez menos monstruosas con cada año que pasa. No siempre, pero es una tendencia. Entonces, boom, encontramos a Shamrock. No hay características extrañas de que hablar.”
Dio vuelta unas páginas.
“Pieza número dos. Me temo que es uno de esos casos en que las cosas se han cubierto demasiado bien para que podamos verificarlas, pero te diré lo que escuché. Tallahassee, Florida, hace solo tres meses, circuló un rumor sobre alguien que se hacía llamar Dealer.”
“¿Qué estaba traficando?”
“Poderes.”
“Poderes”, se hizo eco de Gregor.
“Pagale una cantidad en el vecindario de treinta y cinco mil dólares, el vendedor te da algo para beber, y te unes a las filas de los héroes y villanos en la comunidad de capas. Poderes en una botella.”
“Ya veo. ¿Cómo se relaciona esto?”
“Porque una persona que afirma ser cliente hizo una publicación en un blog sobre su transacción. Está cerca del final de ese archivo. En su publicación, describió que Dealer tenía un maletín de metal lleno de frascos. Grabado en el interior de la tapa...”
“El mismo símbolo que el tatuaje”, adivinó Gregor.
Faultline asintió, “Y eso es lo que sabemos.”
“Ya veo. ¿Podemos rastrear a este individuo con el blog?”
“Él está muerto. Asesinado por dos capas sin nombre menos de un día después de que hizo la publicación.”
“Ah.”
“Lo que creo es que alguien ha descubierto cómo las personas obtienen poderes, y han hecho un negocio de ello. Pero los primeros intentos no fueron tan bien. Podría ser que, si la química es mala, las personas que beben esas cosas se vuelven como tú, como Newter, como Sybill y Scarab.”
“Entonces esta persona o personas. Crees que están experimentando. Han estado perfeccionando su trabajo y los cambios físicos se han reducido.”
“Y este Dealer era su vendedor, o más probablemente, alguien que se robó parte de su trabajo e intentó sacar provecho de él. Las personas con las que hizo negocios no se hicieron los tatuajes.”
La silla de Gregor gimió dolorosamente mientras se inclinaba hacia atrás.
“¿Qué sigue?”
“Nadie ha visto u oído hablar de este Dealer desde que el blogger fue asesinado. El Dealer está muerto o está manteniendo un bajo perfil. Entonces seguimos nuestra otra pista. Tengo investigadores privados buscando a Shamrock. Estoy pensando en concluir nuestro contrato con Coil aquí, entonces, si tenemos la suerte de que nuestros detectives la encuentren antes que los cazarrecompensas, le hacemos una visita. O puede decirnos algo, o podemos ofrecerle un puesto en el equipo.”
“O ambos”, dijo.
“En un mundo ideal”, Faultline sonrió.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.01 11:44 Paulofresco Larga historia de idas y venidas... aún en la cuerda floja.

Buenas os voy a contar mi situación a ver si conseguís ayudarme... Yo como la mayoría de ustedes en la adolescencia me masturbaba con internet 1 o 2 veces al día, no veía nada malo en ello, cuando comencé la universidad tuve mi primera novia y deje de ser virgen, los primeros encuentros fueron embarazosos por que al mastubarme ella eyaculaba bastante rápido, sin embargo eso se corrigió rápido, pero ahora paso al sexo, teniendo relaciones sexuales con ella duraría 2-3 minutos maximo, algo que a mí me frustraba. Encontré los ejercicios kegel y comencé a hacerlos aunque nunca no te mejoría en el tiempo duración, no obstante mi músculo pubocoixeo si está mucho más fuerte.
Tras dejar mi novia estuve mucho tiempo sin tener relaciones, mi vergüenza por ser precoz, me frenaba, si tuve alguna esporádica.
Y ahora es donde comienza mi pesadilla, tras estar dos años casi sin encuentros sexuales me fui de erasmus y allí las oportunidades abunda, sin embargo cuando conseguí irme con alguna chica no conseguía tener erecciones, supuse que sería por el alcohol y que no me volvería a pasar, pero si paso y con chicas diferentes y nunca pude hacerlos con ellas.
Hasta que encontré una que supo entenderme el primer día que me fui con ella, tenía la regla y sabia que no podia hacer nada, solo beso y demás, y no se porque sabiendo eso estuve toda la noche con una ereccion increíble. Sin embargo a los días siguiente volví a quedar con ella y estaba no puede tener ereccion duradera. Quizás había veces que si podía penetrarla e incluso eyacular pero la mayoría era imposibles.
Ahora tras mi vuelta del erasmus he tenido relaciones esporádicas y me continuaba pasando lo mismo... leí que quizás había sido el porno que había destrozado mi sistema nervioso y ahora no era capaz de excitarme con una chica y comencé a dejar el porno tras un mes conocí una chica una noche y fue de los mejores polvos que he echado, la ereccion se me bajaba de vez en cuando pero me practicaba sexo oral y podía volver al coito. Pensé aleluya ya estoy curado y pobre de mí volvió al hábito de ver porno.
Otra noche más adelante conocí a otra chica y aquí el resultado fue de desastre total. Fue tan mala experiencia que me tire dos dias sin salir de la cama, la chica se fue corriendo.
Decidí dejar el porno aunque si me masturbaba 1 o 2 veces por semana siempre sin porno. Llevo un total de 80 días sin nada de pornografia... y ahora he podido estar con alguna chica y me paso que el día que tenía la regla con solo besarnos estaba erecto muy fuerte pero ayer una vez que sabía que podía hacerlo por más que nos besáramos no tenía excitacion ninguna y por miedo a que me pasara la situación de la otra vez... me fui ella se quedo con una cara de total extrañeza y sintiéndose mal, la pobre cree que es culpa suya.
Y hasta aqui es mi historia llevo 80 días sin porno, los primeros días muy bien recuperé las ereccion matutinas y estaba totalmente excitado. Ahora llevo cerca de un mes en flatline total no tengo erecciones mañaneras y me resulta complicado conseguir una ereccion fuerte masturbandome y eso me da poco confianza para ir hacia adelante con una chica.
?Que creéis que debería hacer? Os ha pasado algo así?... ayuda por favor
submitted by Paulofresco to NoFapES [link] [comments]


2017.03.18 11:12 Rick-nofap Retomando el reto después de más de 60 días sin fap

Aquí Retomando el reto. Perdí mi otra cuenta donde posteaba mis avances y retos, así que me vuelvo a unir a este excelente grupo.
El día de ayer y hoy recai después de más de 60 días sin fap. Estoy desanimado, y con cierto temor de nunca salir de esta adicción. Y eso me pone muy triste.
Les platico brevemente acerca de mi: Tengo 23 años, y empecé en esta adicción desde los 16 años aprox. Desde las primeras veces que veia porno y me masturbaba sabia que no era nada bueno, pues me causaba grandes depresiones y un sentimiento muy profundo de culpabilidad. Siempre he creído que el fap es como la droga o el alcohol : su consumo poco a poco va destruyendo el cuerpo. Y por eso siempre había tratado de dejar esa adicción, sin conseguir éxito.
Personalmente, mi vida de adicción al fap ha sido de altibajos. Podría llegar a veces hasta 7 días sin fap, y algunas veces me he fapeado 2 o 3 veces al día. Recuerdo la racha más larga que tuve, fue a los 17, gracias a que estaba enamorado de una chica, un amor imposible ya que siempre tuvo novio. Pero mis esperanzas por algún día ser correspondido me llevaron a casi 4 meses sin fap.
Actualmente tengo un empleo y estudio una carrera que me mantienen muy ocupado, como para pasar horas detrás de la pantalla viendo porno. Pero aún así vasta con mirar porno 3 minutos para volver a caer.
tengo casi 2 años sin novia,. Y creo que ese factor hará más difícil este reto, pues no tengo forma de liberar el deseo o necesidad de placer sexual que tenemos todos. Prácticamente tengo que aguantarme la calentura, evitando recurrir al fap. Seria muy fácil la solución buscando una pareja, pero no en mi caso, pues a pesar de ser un poco sociable, soy tímido para expresar mis sentimientos hacia una mujer.
Personalmente cuando recaigo después de una buena racha me deprimo bastante y me cuesta mucho volver a empezar, como en este caso. Por eso recurro a este grupo, leyéndo sus anécdotas para aprender de sus experiencias, y darme ánimo.
Si de algo estoy seguro, es de que no importa cuantas veces vuelva a caer, siempre voy a tratar de levantarme y esforzarme para llegar más lejos.
Un saludo a todos...
submitted by Rick-nofap to NoFapES [link] [comments]


2016.08.14 13:30 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 1 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
En la Declaración de principios y algunos elementos de programa, la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista) expone nuestra tarea de “construir partidos leninistas como secciones nacionales de una internacional centralista-democrática cuyo propósito es dirigir a la clase obrera a la victoria mediante revoluciones socialistas a través del mundo” (Spartacist [Edición en español] No. 29, agosto de 1998). Sólo mediante la toma del poder podrá el proletariado acabar con el capitalismo como sistema y abrir el camino hacia un mundo sin explotación ni opresión. Crucial para esta perspectiva es la lucha por la emancipación de la mujer, cuya opresión se remonta al comienzo de la propiedad privada y no podrá ser eliminada sin la abolición de la sociedad de clases.
La Declaración explica que nuestra meta en última instancia es la creación de una sociedad nueva, una sociedad comunista:
“La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de la raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarro- llo libre de todos”.
La mayoría de las organizaciones que se hacían llamar marxistas solían aceptar la meta de una sociedad comunista, aunque no coincidieran en nada más. Pero desde el colapso de la Unión Soviética en 1991-1992 esto ya no es así. Sólo la LCI se adhiere a la perspectiva del comunismo mundial que expusieron por primera vez Karl Marx y Friedrich Engels.
Este clima ideológico de la “muerte del comunismo” ha llevado a que prevalezcan nociones falsas y estrechas de lo que es el marxismo. En la conciencia popular, el comunismo ha quedado reducido a la nivelación económica (igualdad en un nivel bajo de ingreso y de consumo) bajo la propiedad estatal de los recursos económicos. Por el contrario, la base material para el cumplimiento del programa marxista es la superación de la escasez económica mediante el aumento progresivo de la productividad del trabajo. Para realizarse plenamente, ello exige varias generaciones de desarrollo socialista basado en una economía colectivizada a escala mundial. Así, se desarrollará una sociedad en la que el estado (aparato coercitivo especial que defiende el orden de la clase dominante a través de destacamentos de hombres armados) se habrá extinguido, la filiación nacional habrá desaparecido y la institución de la familia —principal fuente de la opresión de la mujer— habrá sido remplazada por medios colectivos para cuidar y socializar a los niños y por la más amplia libertad en las relaciones sexuales.
El marxismo y la “naturaleza humana”
En el pasado, los intelectuales que consideraban semejante sociedad indeseable y/o imposible, no dejaban de reconocer que era eso lo que los marxistas llamaban comunismo. Por ejemplo, en El malestar en la cultura (1930), una exposición popular de su concepción del mundo, Sigmund Freud ofrece una breve crítica del comunismo. No hay evidencia de que haya estudiado las obras de Marx y Engels ni de que haya leído las de V.I. Lenin y otros líderes bolcheviques. Su comprensión (e incomprensión) del comunismo le era común a muchos intelectuales europeos y estadounidenses de su tiempo, independientemente de sus convicciones políticas.
Freud basaba su crítica del comunismo en el punto de vista de que “la tendencia agresiva es una disposición instintiva innata y autónoma del ser humano” y concluía que el proyecto comunista de una sociedad armoniosa contravenía la naturaleza humana:
“No me concierne la crítica económica del sistema comunista; no me es posible investigar si la abolición de la propiedad privada es oportuna y conveniente; pero, en cambio, puedo reconocer como vana ilusión su hipótesis psicológica. Es verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos. Sin embargo, nada se habrá modificado con ello en las diferencias de poderío y de influencia que la agresividad aprovecha para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado la esencia de ésta... Si se eliminara el derecho personal a poseer bienes materiales, aún subsistirían los privilegios derivados de las relaciones sexuales, que necesariamente deben convertirse en fuente de la más intensa envidia y de la más violenta hostilidad entre los seres humanos, equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera este privilegio, decretando la completa libertad de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia, célula germinal de la cultura, entonces, es verdad, sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría la evolución de ésta; pero cualesquiera que ellos fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias intrínsecas de la naturaleza humana tampoco dejarían de seguirlos”.
Freud entendía correctamente que en la visión comunista de la sociedad futura la familia se habrá extinguido y habrá una “completa libertad de la vida sexual”. La visión de Freud era incorrecta en tanto que los marxistas reconocen que la familia no puede simplemente abolirse; sus funciones necesarias, especialmente la crianza de la siguiente generación, deben ser remplazadas por medios socializados de cuidado infantil y trabajo doméstico.
Si bien Freud ya no tiene la autoridad ideológica que solía tener, la idea de que la “naturaleza humana” hace imposible un mundo comunista sigue siendo común, aunque los argumentos específicos puedan diferir. Los marxistas, en cambio, insistimos en que es la escasez material lo que da lugar a las salvajes reyertas por los recursos escasos. Es por ello que el comunismo es concebible sólo con un nivel sin precedentes de abundancia material, acompañado de un inmenso salto en el nivel cultural de la sociedad. Es la existencia de las clases, actualmente en la forma de un orden capitalista-imperialista obsoleto, lo que infesta a la sociedad humana con brutalidad y violencia. Como escribió el autor marxista Isaac Deutscher en “Sobre el hombre socialista” (1966): “utilizan el homo homini lupus [el hombre es el lobo del hombre] como grito de guerra contra el progreso y el socialismo y agitan al espantajo del eterno lupus humano en provecho del verdadero y sanguinario lupus del imperialismo contemporáneo”.
Para Freud, la “agresión innata” de las relaciones sexuales era el problema con la naturaleza humana. ¿Cuál es la realidad? La patología social asociada a lo que Freud percibía como rivalidad sexual tendría poca razón de ser en una sociedad comunal plenamente libre en la que la vida sexual fuera independiente del acceso al alimento, la vivienda, la educación y demás necesidades y comodidades cotidianas. Cuando la familia se haya extinguido junto con las clases y el estado, la crianza comunal que la remplace llevará a una nueva sicología y cultura entre la gente que crezca en esas condiciones. Los valores sociales patriarcales —“mi” mujer, “mis” hijos— se desvanecerán junto con el sistema opresivo que los genera. La relación de los niños entre sí y con las personas que les enseñan y guían serán multilaterales, complejas y dinámicas. Es la institución de la familia lo que ata al sexo y al amor a la propiedad, con todo lo que salga de la camisa de fuerza de la monogamia heterosexual considerado “pecado”.
La familia bajo el capitalismo es el principal mecanismo de la opresión de la mujer y de la juventud, atada por innumerables lazos interrelacionados con las operaciones básicas de la economía de “libre mercado”. La familia, el estado y la religión organizada conforman un tripié de opresión en el que se sostiene el orden capitalista. En los países del Tercer Mundo, el atraso y la pobreza arraigados, promovidos por la dominación imperialista, conducen a prácticas horriblemente opresivas como el velo, el precio de la novia y la mutilación genital femenina.
En las sociedades capitalistas avanzadas, como la estadounidense, podría pensarse que la gente lleva una vida complicada, más parecida a las presentadas en programas de televisión como Modern Family o Transparent que a la comedia de los años cincuenta Papá lo sabe todo. Sin embargo, las decisiones personales de la gente están constreñidas por la ley, la economía y los prejuicios de la sociedad de clases; esto es especialmente cierto en el caso de la clase obrera y los pobres. Remplazar la familia por instituciones colectivas es el aspecto más radical del programa comunista, y el que traerá los cambios más profundos y drásticos en la vida cotidiana, incluida la de los niños.
Nuestros oponentes en la izquierda y la cacería de brujas antisexo
En la actualidad, la visión de una sociedad sin la institución opresiva de la familia ya no puede hallarse en la gran mayoría de los que dicen estar por el marxismo, el socialismo o la liberación de la mujer. Hace ya décadas que los estalinistas, con su dogma antimarxista del “socialismo en un solo país”, renunciaron al entendimiento de que era necesaria una sociedad socialista global para conseguir la plena liberación humana, incluyendo la de la mujer. Una consecuencia de ello fue la rehabilitación estalinista de la opresiva familia como un pilar “socialista”. En “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer” (Spartacist [Edición en español] No. 34, noviembre de 2006), tratamos esta cuestión a profundidad.
Hoy, otros supuestos marxistas, entre ellos algunos que afirman ser trotskistas, simplemente siguen la doctrina feminista liberal (burguesa) prevaleciente en cuanto a la liberación de la mujer, apoyando implícitamente a las instituciones de la familia y el estado burgués. Un ejemplo de ello lo dan las reacciones histéricas de nuestros oponentes ante nuestra defensa de los derechos de la North American Man/Boy Love Association (Asociación Norteamericana de Amor entre Hombres y Muchachos, NAMBLA), que está por la legalización del sexo consensual entre hombres y muchachos, así como de otros perseguidos por su “depravación” sexual. La LCI se ha opuesto consistentemente a la intervención del gobierno en la vida privada y exige derogar todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas” consensuales, como la prostitución, el consumo de drogas y la pornografía.
Los aullidos de muchos radicales y feministas contra NAMBLA expresan los “valores familiares” que impulsan los políticos e ideólogos burgueses. Durante décadas, la reacción antisexo patrocinada por el gobierno ha tomado varias formas: el prejuicio fanático antigay, una cacería de brujas contra los trabajadores de las guarderías, la prohibición de que se distribuyan entre adolescentes anticonceptivos e información sobre el control de la natalidad, y el encarcelamiento de “desviados”. Este asalto reaccionario estuvo acompañado por terrorismo extralegal, como las bombas en las clínicas de aborto. Gran parte de esta persecución busca fortalecer al estado burgués en su regulación de la población y difundir el pánico como una distracción de la verdadera brutalidad de la vida en esta sociedad retorcida, cruel, prejuiciosa y racista.
En artículos anteriores, hemos explorado algunas de las ambigüedades de la sexualidad en una sociedad donde las deformidades de la desigualdad de clase y de la opresión racial y sexual pueden producir mucho sufrimiento personal y cosas desagradables. Hemos afirmado que, mientras que el abuso infantil es un crimen horrendo y cruel, muchos encuentros sexuales ilegales son totalmente consensuales y no producen por sí mismos ningún daño. La mezcolanza deliberada de todo lo que vaya desde las caricias mutuas entre hermanos hasta la violación horrenda de un niño pequeño por parte de un adulto crea un clima social de histeria antisexo en el que los perpetradores de la violencia real contra los niños a menudo quedan impunes. Hemos señalado que las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos como el Homo sapiens claramente no encajan en la rígida monogamia heterosexual decretada por la moral burguesa.
Como medida básica de defensa frente a la persecución estatal de los jóvenes que quieren tener sexo (así sea sexting), nos oponemos a las reaccionarias leyes de la “edad de consentimiento”, con las que el estado decreta cierta edad arbitraria a partir de la cual permite el sexo, sin importarle que dicha edad cambie con el tiempo y varíe de un estado a otro en EE.UU. Al tratar esas cuestiones, nos ubicamos firmemente en oposición al estado capitalista y todos sus esfuerzos por reforzar y sostener el orden burgués explotador. Ésa es la aplicación, bajo las actuales circunstancias, de nuestra meta de la libertad sexual para todos, incluyendo a los niños y los adolescentes, en un futuro comunista. Esto tiene una importancia particular para los jóvenes adultos, de los que se espera que pasen los años que siguen a la pubertad bajo el yugo de la dependencia de sus padres. Llamamos por estipendios plenos para todos los estudiantes como parte de nuestro programa por una educación gratuita y de calidad para todos, para que los jóvenes puedan ser genuinamente independientes de sus familias.
Por el contrario, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se niega a llamar por la abolición de las leyes de la edad de consentimiento actuales. En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [La juventud, la sexualidad y la izquierda], la dirigente de la ISO Sherry Wolf blande su pica contra el partidario de NAMBLA David Thorstad por ser “el más ardiente y añejo defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Wolf cita su propio libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation (Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT, Haymarket Books, 2009): “Un consentimiento genuino, libre de la desigualdad de poder, no puede dárselo un niño a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, las relaciones entre adultos y niños no son las de individuos iguales en lo emocional, lo físico, lo social ni lo económico. Los niños y los púberes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder para tomar decisiones realmente libres respecto a sus relaciones con adultos. Sin eso, no puede haber consentimiento genuino”.
¿“Decisiones realmente libres”? Pocas relaciones entre adultos cumplirían con esta definición de consentimiento. En los hechos, Wolf pone a los jóvenes menores de 18 años y a sus parejas a merced del estado burgués. El único principio guía para toda relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el acuerdo y entendimiento mutuo entre todas las partes involucradas— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual.
El que la ISO abandone a los jóvenes al opresivo status quo sexual refleja su acomodación a los prejuicios del orden capitalista y las actitudes atrasadas de la población en general. En última instancia, viene de la vieja oposición de la ISO a toda perspectiva de movilización revolucionaria de la clase obrera hacia la toma del poder y la creación de un estado obrero —la dictadura del proletariado— que abra el camino hacia una sociedad comunista. Para la ISO, el socialismo es más o menos la aplicación acumulada de la “democracia” a todos los sectores oprimidos, entre los cuales la clase obrera es simplemente uno más. La ISO procura presionar a los capitalistas para que reformen su sistema de explotación. Su perspectiva de la liberación de la mujer refleja la misma fe conmovedora en las fuerzas de la reforma.
Por qué los marxistas no somos feministas
Cosa interesante, en los últimos años la ISO ha estado discutiendo en las páginas de su periódico, el Socialist Worker, acerca de las teorías sobre la liberación de la mujer. Parece ser que su motivación es el deseo de abandonar su postura anterior de oposición al feminismo como una ideología burguesa, para poder adoptar activamente la etiqueta de feminista o “feminista socialista”. Por ejemplo, en una charla de la conferencia Social-ism de la ISO en 2013 (publicada en “Marxism, Feminism and the Fight for Liberation” [Marxismo, feminismo y la lucha por la liberación], socialistworker.org, 10 de julio de 2013), Abbie Bakan sugirió: “La afirmación teórica de que hay bases para un enfoque marxista coherente que esté por la ‘liberación de la mujer’, pero contra el ‘feminismo’, carece de sentido”. (Hasta marzo de ese año, Bakan había sido una destacada partidaria de los International Socialists [Socialistas Internacionales] de Canadá, primos políticos de la ISO.)
La reciente adopción teórica explícita por parte de la ISO del “feminismo socialista” no es más que otra cubierta para el mismo contenido liberal. Sin embargo, nos ofrece la oportunidad de reafirmar la vieja posición marxista respecto a la familia y enfatizar que la emancipación de la mujer es fundamental para la revolución socialista e inseparable de ella. Contra lo que dice la ideología feminista, la plena igualdad legal no basta para superar la opresión de la mujer, que está profundamente enraizada en la familia y la propiedad privada.
Como siempre hemos enfatizado, marxismo y feminismo son viejos enemigos políticos. Eso requiere una explicación. En Estados Unidos y otros lugares se ha vuelto común aplicar el término “feminista” a quienes piensan que hombres y mujeres deberían ser iguales. Sin embargo, al lidiar con la desigualdad, el feminismo acepta los confines de la sociedad capitalista existente. Como ideología, el feminismo nació a finales del siglo XIX, reflejando las aspiraciones de una capa de mujeres burguesas y pequeñoburguesas que reclamaban sus prerrogativas de clase: derecho a la propiedad y a la herencia, acceso a la educación y las profesiones, y derecho al voto. Los marxistas buscamos mucho más que esta limitada idea de “igualdad de género”.
Los marxistas reconocemos que la liberación de la mujer no puede ocurrir sin la liberación de toda la raza humana de la explotación y la opresión: ése es nuestro fin. Hace bastante más de un siglo August Bebel, el dirigente histórico del Partido Socialdemócrata de Alemania, lo explicó claramente en su libro La mujer y el socialismo (1879), un clásico marxista. Reeditada varias veces, esta obra fue leída por millones de obreros de distintas generaciones antes de la Primera Guerra Mundial. La riqueza de su visión de la emancipación de la mujer no puede hallarse en ninguno de los escritos de la ISO al respecto:
“[La mujer] elegirá para su actividad los terrenos que correspondan a sus deseos, inclinaciones y disposiciones y trabajará en las mismas condiciones que el hombre. Lo mismo que todavía será obrera práctica en cualquier oficio, durante otra parte del día será educadora, maestra, enfermera, y durante otra parte ejercitará cualquier arte o ciencia y cumplirá en una cuarta parte cualquier función administrativa”.
—La mujer y el socialismo (Ediciones de Cultura Popular, 1978)
Lo que es especialmente significativo de la descripción que hace Bebel de la naturaleza emancipadora del trabajo en la sociedad socialista es que se aplica igualmente a los hombres. Eso apunta al núcleo del motivo por el que marxismo y feminismo son mutuamente excluyentes y de hecho antagónicos. Los feministas consideran que la división básica de la sociedad es entre hombres y mujeres, mientras que los socialistas reconocemos que los obreros de ambos sexos deben luchar juntos para acabar con la opresión y la explotación que sufren por parte de la clase capitalista.
Marx desvirtuado
En su giro teórico a favor del “feminismo socialista”, la ISO está promoviendo el libro Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory (Marxismo y la opresión de la mujer: Hacia una teoría unitaria, Haymarket Books, 2013) de Lise Vogel. Publicado originalmente en 1983, el libro se reeditó como parte de la serie Historical Materialism con una introducción encomiástica de dos académicos canadienses partidarios del ultrarreformista New Socialist Group (Nuevo Grupo Socialista). Incluso hace 30 años, el medio “feminista socialista” al que se dirige Vogel ya se había disuelto en la nada. Pero, dado que Vogel pretende representar un polo marxista dentro del movimiento o corriente intelectual “socialfeminista”, hoy a la ISO le cuadra promover su libro.
En la sección introductoria del libro, Vogel se deslinda ecuánimemente tanto de los feministas no marxistas como de los marxistas no feministas. Se fija como su tarea principal analizar el carácter de la opresión de la mujer dentro de la estructura y dinámica del sistema económico capitalista. Su tratamiento de Marx y Engels es confuso, contradictorio y rimbombante. Se enfoca principalmente en la relación entre el trabajo doméstico y la reproducción generacional de la fuerza de trabajo. Para Vogel, la opresión de la mujer se reduce estrechamente al trabajo doméstico (no pagado). Afirmando explícitamente que “la categoría de ‘la familia’...es insuficiente como punto de partida analítico”, Vogel pasa por alto las cuestiones más amplias del papel de la familia en la opresión de la mujer y los niños y su importancia como sostén clave del orden capitalista. La familia sirve para atomizar a la clase obrera y propagar el individualismo burgués como barrera a la solidaridad de clase.
Su concepción estrecha de la opresión de la mujer no impide a Vogel calumniar a Engels como “determinista económico”. Simplemente deja de lado los aspectos culturales y sociales incluidos en la riqueza de los argumentos que Engels presenta en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884). Para tomar un ejemplo, Vogel se queja de que Engels “no vincula claramente el desarrollo de una esfera especial relacionada a la reproducción de la fuerza de trabajo con el surgimiento de la sociedad de clases o quizá la sociedad capitalista”. Aparentemente, esto significa que Engels no muestra cómo el surgimiento de la sociedad de clases llegó a pesar sobre el papel de la mujer en la crianza de los hijos. Esto simplemente no es verdad.
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Engels describe cómo la familia se originó en el neolítico cuando la sociedad se dividió en clases por vez primera. Apoyándose en la información disponible en aquella época, Engels se basó mucho en el trabajo pionero de Lewis Henry Morgan entre los iroqueses del norte del estado de Nueva York para entender las sociedades primitivas sin clases. Engels describió cómo la invención de la agricultura creó un excedente social que permitió, por primera vez, el desarrollo de una clase dominante ociosa que vivía del trabajo ajeno. La familia, específicamente la monogamia de la mujer, fue necesaria para asegurar la transmisión ordenada de la propiedad y el poder a los herederos del patriarca, la siguiente generación de la clase dominante. Si bien es mucho lo que se ha descubierto sobre las primeras etapas de la sociedad humana desde tiempos de Engels, su entendimiento fundamental ha resistido la prueba del tiempo.
Vogel no analiza la función social de la familia para la clase obrera bajo el capitalismo, donde sirve para criar a la siguiente generación de esclavos asalariados. En El capital, Marx explicó que el costo de la fuerza de trabajo está determinado por el costo de manutención y reproducción del obrero: sus gastos cotidianos, su capacitación y el sostén de su pareja y sus hijos. Para aumentar la ganancia, los capitalistas buscan bajar el costo del trabajo: no sólo de los salarios que pagan a los bolsillos de los obreros, sino también de los servicios como la educación y la salud públicas, que son necesarios para la manutención del proletariado.
El feminismo a veces critica algunos aspectos de la familia, pero en general sólo para quejarse de los “roles de género”, como si el problema fuera una discusión sobre el estilo de vida respecto a quién debe lavar los platos o darle al bebé su mamila. El problema es la institución de la familia, que integra a la gente a la sociedad desde la infancia de manera que acate ciertas normas, respete a la autoridad y desarrolle los hábitos de obediencia y deferencia que son tan útiles a la obtención de ganancias por parte de los capitalistas. La familia le es invaluable a la burguesía como reserva de pequeña propiedad privada y en algunos casos de pequeña producción, operando como freno ideológico a la conciencia social. Vogel pasa por alto estas cuestiones y se enfoca estrictamente en el “trabajo doméstico” no pagado de la mujer.
El fin último
La posición de Vogel es incluso más débil en lo que toca al fin último de la liberación de la mujer. Esto se ve especialmente en lo que no dice. Vogel divorcia la emancipación de la mujer de la superación de la escasez económica y del remplazo del trabajo enajenado —tanto en la fábrica como en el hogar— por el trabajo creativo y gratificante. Tanto el fin último de una sociedad comunista como los medios básicos para lograrlo quedan fuera de los confines intelectuales del “feminismo socialista” de Vogel.
Cuando Marx y Engels explicaron que suscribían un entendimiento materialista de la sociedad y del cambio social, no se referían sólo al capitalismo y las sociedades de clase anteriores (como el feudalismo). También proporcionaron un entendimiento materialista de la futura sociedad sin clases. De hecho, ésa era su diferencia fundamental con las principales corrientes socialistas de principios del siglo XIX —los owenistas, fourieristas y saint-simonianos— como las resumió Engels en Del socialismo utópico al socialismo científico (originalmente parte de su polémica de 1878, Anti-Dühring). Marx y Engels reconocían que una sociedad socialista —entendida como la etapa inicial del comunismo— requeriría un nivel de productividad del trabajo muy superior incluso a la de los países capitalistas más avanzados de hoy. Esto se logrará mediante una expansión continua del conocimiento científico y su aplicación tecnológica.
Vogel no comparte esa concepción. Esto queda particularmente claro en su análisis de los primeros años de la Rusia soviética. Expresando un gran aprecio del entendimiento que tenía Lenin de la opresión de la mujer y de su compromiso por superarla, cita con aprobación un discurso de 1919, “Las tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética”:
“Todas ustedes saben que incluso cuando las mujeres gozan de plenos derechos, en la práctica siguen esclavizadas, porque todas las tareas domésticas pesan sobre ellas. En la mayoría de los casos las tareas domésticas son el trabajo más improductivo, más embrutecedor y más arduo que pueda hacer una mujer. Es un trabajo extraordinariamente mezquino y no incluye nada que de algún modo pueda contribuir al desarrollo de la mujer.
“En la prosecución del ideal socialista, queremos luchar por la realización total del socialismo, y se abre aquí un amplio campo de acción para la mujer. Realizamos ahora serios preparativos a fin de desbrozar el terreno para la construcción del socialismo, pero la construcción del socialismo comenzará sólo cuando hayamos logrado la completa igualdad de la mujer, y cuando acometamos las nuevas tareas junto con la mujer, que habrá sido liberada del trabajo mezquino, embrutecedor, improductivo”.
Vogel presenta equivocadamente a Lenin como una voz solitaria clamando en el desierto e implica que el principal obstáculo para superar la opresión de la mujer en los primeros años de la Rusia soviética era ideológico: las generalizadas actitudes patriarcales entre los hombres de la clase obrera y el campesinado combinadas con una supuesta indiferencia por la liberación de la mujer entre los cuadros, mayoritariamente varones, del Partido Bolchevique. Vogel escribe:
“Los señalamientos de Lenin respecto al machismo nunca tomaron forma programática, y la campaña contra el atraso ideológico masculino nunca pasó de ser un tema menor en la práctica bolchevique. Sin embargo, sus observaciones sobre el problema representaron una admisión extremadamente inusual de la seriedad del mismo... Las contribuciones teóricas de Lenin no lograron dejar una impresión duradera”.
De hecho, el gobierno soviético realizó enormes esfuerzos para aliviar a la mujer obrera de la carga del trabajo doméstico y la crianza de niños mediante el establecimiento de cocinas comunales, lavanderías, guarderías, etc. Tanto los bolcheviques como la Internacional Comunista establecieron departamentos especiales para el trabajo entre las mujeres. Durante los primeros años del estado obrero soviético, el Zhenotdel estuvo activo tanto en las regiones europeas como en las del Asia Central.
Los límites de las medidas liberadoras del gobierno comunista bajo V.I. Lenin y León Trotsky no fueron ideológicos, sino producto de condiciones objetivas: la pobreza de recursos materiales, agravada por años de guerra imperialista y guerra civil. En un ensayo de 1923 titulado “De la vieja a la nueva familia”, incluido en la compilación de 1924 Problemas de la vida cotidiana (una obra que Vogel no menciona siquiera), Trotsky explicó:
“En principio, la preparación material de las condiciones para un nuevo modo de vida y una nueva familia no puede separarse tampoco del trabajo de la construcción socialista. El estado de los trabajadores necesita mayor prosperidad con el fin de que le sea posible tomar seriamente en sus manos la educación pública de los niños y aliviar asimismo a la familia de los cuidados de la limpieza y la cocina. La socialización de la familia, del manejo de la casa y de la educación de los niños no será posible sin una notable mejoría de toda nuestra economía. Necesitamos una mayor proporción de formas económicas socialistas. Sólo bajo tales condiciones, podremos liberar a la familia de las funciones y cuidados que actualmente la oprimen y desintegran. El lavado debe estar a cargo de una lavandería pública, la alimentación a cargo de comedores públicos, la confección del vestido debe realizarse en los talleres. Los niños deben ser educados por excelentes maestros pagados por el estado y que tengan una real vocación para su trabajo”.
La escasez material fue fuente de otro ámbito importante de desigualdad entre los hombres y las mujeres en los primeros años de la Rusia soviética (y por extensión en todo estado obrero económicamente atrasado). Se trata de la escasez de la mano de obra altamente calificada que requiere conocimientos y capacidades técnicas avanzados. A los obreros industriales calificados y los miembros de la intelectualidad técnica (ingenieros, arquitectos, etc.) había que pagarles salarios más altos que a los obreros no calificados, aunque la diferencia era mucho menor que en los países capitalistas. Este sector mejor pagado de la fuerza de trabajo, heredado del pequeño sector capitalista moderno de la Rusia zarista, era predominantemente masculino. Aunque se hicieron esfuerzos dirigidos a corregir esto, al joven estado obrero le faltaban los recursos materiales para educar y entrenar a las mujeres para que se volvieran maquinistas e ingenieras en cantidades suficientes a fin de superar el predominio masculino del trabajo calificado.
El libro de Vogel concluye con una proyección de cómo será la transición al comunismo tras el derrocamiento del capitalismo:
“Ante la terrible realidad de la opresión de la mujer, los socialistas utópicos del siglo XIX llamaron por la abolición de la familia. Todavía hoy, su drástica exigencia sigue teniendo adeptos entre los socialistas. En cambio, el materialismo histórico plantea la difícil cuestión de reducir y redistribuir simultáneamente el trabajo doméstico conforme éste se va transformando en un componente integral de la producción social en la sociedad comunista. Así como en la transición socialista ‘el estado no es “abolido”, sino que se extingue’, así también el trabajo doméstico debe extinguirse. Por lo tanto, durante la transición al comunismo una administración adecuada del trabajo doméstico y el trabajo femenino será un problema clave de la sociedad socialista, pues sólo sobre esta base pueden establecerse y conservarse las condiciones económicas, políticas e ideológicas de la verdadera liberación de la mujer. En el proceso, la familia, en su forma histórica particular como una unidad social basada en el parentesco para la reproducción de fuerza de trabajo explotable en la sociedad de clases, también se extinguirá, y con ella tanto las relaciones familiares patriarcales como la opresión de la mujer” [énfasis en el original].
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.06.19 09:43 EDUARDOMOLINA Pedro Sánchez pierde el Orgullo El socialista se autoinvita al día LGTB valenciano con triste resultado: a los presentes les molesta su "teatro". Van a votar a Unidos Podemos.Al PSOE hay que soplarle el polvo en cuestiones de diversidad: se ha desgastado como símbolo.

Lorena G. Maldonado
http://www.elespanol.com/cultura/20160619/133736637_0.html
"A Pedro Sánchez -el hombre que lleva en la muñeca una pulsera LGTB en memoria de las víctimas del atentado de Orlando- no le hace falta que nadie lo reclame: él solito se erige como paladín de la libertad sexual. El candidato robótico lo mismo te vende una thermomix en la Teletienda que una Ley Integral de Transexualidad en el Parterre de Valencia. Lo que él sabe hacer es poner la cara y presentar el producto, pero se le nota el desapasionamiento.
Hoy sábado ha incrustado la campaña socialista en la manifestación del Orgullo valenciano -con triste resultado-, queriendo rebañar la solera de un partido que ya no existe: no hay forma de volver a ese julio de 2005 en el que Zapatero modificaba el código civil para pudieran casarse personas del mismo sexo. No hay manera de regresar al brío de Zerolo, a su lucha valiente a fuerza de rizo loco. Sánchez -camisa blanca, demasiado perfume, gesto cansado- ha conseguido lo imposible: desvincular al PSOE del movimiento LGTB. Machacar las conquistas de la tradición socialista, inspirar la desmemoria en el colectivo. Buena suerte y hasta siempre. Ahora hay nuevos amores que atender. El desgaste del símbolo más noticias
Sádico, masoquista y salvaje, en los límites de Bacon Sexo, fútbol y porno: las amistades peligrosas de los 'cachorros' de La Roja ¿Qué fue de Pilar López de Ayala?
Alberto tiene 58 años y es un ejemplo carnal de este cisma. Lleva el pelo cano, camiseta alegre sin mangas y una larga cola de tigre que dice prestada. Se ha sacudido los ideales de la Transición y no se anda con nostalgias: tiene guasa para rato. “Yo he sido maricón toda la vida, ¿sabes? Y siempre he votado al PSOE, desde que el mundo es mundo”, relata. “Porque ellos siempre nos han llevado un poco por bandera y nos han ayudado a conseguir muchas cosas, es verdad. Tampoco había otro partido político que lo hiciera… pero ahora sí lo hay”. Aquí está el pastel. Da la sensación de que al PSOE hay que soplarle el polvo en cuestiones de diversidad: se ha desgastado como símbolo. No evoca ya esa transgresión feliz que raspaba a los populares; su arcoiris sabe medio a añejo. “En las anteriores elecciones voté a Unidos Podemos y ahora voy a volver a hacerlo”, concreta Alberto.
Al PSOE hay que soplarle el polvo en cuestiones de diversidad: se ha desgastado como símbolo. No evoca ya esa transgresión feliz que raspaba a los populares; su arcoiris sabe medio a añejo.
La fórmula de Sánchez de allí me colé y en tu fiesta me planté hasta ha chirriado al personal que rodea la Plaza de Alfonso el Magnánimo, hermosa a golpe de serpentina y de globo. Nadie le esperaba en este guateque. “A mí me molesta que este tío venga aquí a hacer su campaña cuando ya no nos sentimos representados por su partido. ¿Quién le ha invitado? Hoy es nuestro día”, espeta Sara, de 35 años, sin soltar la mano de su novia. "Que se vaya a otra parte a hacer el teatro". Algunos viejos himnos no han muerto: suena muy alto I want to break free, de Queen. Las pancartas -"Yo también soy trans”, “Mi hijo es trans”- se menean siguiendo su ritmo. “Nena, no me dirás que no estoy guapa”, me sonríe una belleza híbrida desde unas plataformas rojas infinitas. El candidato socialista, Pedro Sánchez, en la manifestación LGTB de Valencia.
El candidato socialista, Pedro Sánchez, en la manifestación LGTB de Valencia. EFE
Juno, de 20 años, explica que ahora “las prioridades son otras”: “Los gays y lesbianas ya están más protegidos. Pero se trata de visibilizar también a las personas bisexuales, que están marcadas como viciosas… o se les dice que están confundidas. Los transexuales tampoco han encontrado su sitio aún: tienen unas tasas de paro altísimas… y yo creo que el partido que más puede ayudarnos con estas reivindicaciones es la coalición Unidos Podemos”. Cuenta que “aquí en Valencia, Compromís ha tenido mucha presencia en el tema LGTB”: “Yo he ido a muchas ponencias… y han demostrado que van en serio con esto, igual que en temas de medioambiente y derechos de los animales”. No le vale que venga Sánchez “a poner la cara bonita”: “Si luego no demuestras nada, no sé… igual no te necesitamos”. Y sonríe, con disculpa, agitándose los cabellos cortos y azules. "Tampoco pasa nada, seguro que le votan otros", bromea el brasileño Manoel -litrona en mano-, que nos ha escuchado. El marginado del instituto
Una manada de jóvenes baila una danza tribal en la marcha: los guían unos enormes tambores. Nadie sabe que Pedro Sánchez va a venir, a nadie parece importarle. Ni hambre hay de selfie: todo son flores, plumas, cervezas y besos. Late fuerte el Café Reke- Su café- Kiosko: el agosto era esto. Mientras Sánchez pulula por ahí, orina tontamente sobre un territorio ya hostil, saca diente para la foto. Piensa que pronto tendrá que marcharse a la Fiesta de la Rosa, pero que el acto de presencia importa. Se agarra como a un clavo ardiendo a la pancarta principal: “Personas bisexuales. Diversas e iguales”, pero no es capaz de quitarse el gesto ese del marginado social que se autoinvita a una fiesta del instituto. Es fácil recrearle: moviendo una pierna, queriendo captar el rollo del baile, saludando con la mano a alguien que no existe. Echándose una copa -por ganar tiempo-, inmiscuyéndose en la charla de otros. Riéndose, nervioso e incómodo, añorando complicidad. El candidato quiere ser guay, pero ha traído un vino que no le gusta a nadie.
Sánchez se agarra como a un clavo ardiendo a la pancarta principal: “Personas bisexuales. Diversas e iguales”, pero no es capaz de quitarse el gesto ese del marginado social que se autoinvita a una fiesta del instituto
Inés, de 47 años, también votará a Unidos Podemos gracias a Compromís. “El año pasado fue el primer año en el que se puso la bandera LGTB en la plaza del Ayuntamiento, y fue porque llegaron ellos”, explica. “Siempre celebrábamos este día en la Plaza del Carmen, una plaza pequeña, agobiante… y este año lo hacemos en la plaza principal de Valencia. Lo están cambiando todo”. El candidato socialista liderando la manifestación LGTB en Valencia.
María José se ha colocado unas pestañas postizas con los colores del arcoiris. Lleva mucho carmín y su voz es un tintineo dulce: “Nunca ha habido tanta libertad como este año en Valencia, y es por Compromís. Y yo no estoy de acuerdo con ellos en algunas cosas, como en el tema del idioma y tal… pero hay que reconocerles el trabajo. Han abierto las calles a nuestra población, hasta el ayuntamiento. ¡Que hay una bandera LGTB en la Plaza de Toros, joder!”, sonríe. Le parece “fatal” que Sánchez haya venido a encabezar la manifestación: “Ningún partido político debe representar una reivindicación como ésta. Si el tío… o cualquier otro... viene vestido de sábado y se pone entre la gente, perfecto, bienvenido. Pero es muy descarada esta forma de rascar votos aprovechándose de nosotros”.
Compromís conquista.- La marcha rodea la Puerta del Mar. Tiene algo de poético que el levantamiento se desarrolle a las faldas del Tribunal Superior de Justicia. Un chico rubio de piel clara lleva escrito en la espalda “Mi cuerpo no define mi género”; y unas niñas diminutas bailan con sus madres agitando pistolitas de agua. Los jóvenes del Partido Comunista -con su hoz y su martillo en forma de bandera- cuentan que “si se quiere cambiar algo, hay que cambiar primero la base material de la sociedad: el sistema”. El grupo lo lidera Pérez Román, su secretario político. “Estamos aquí de verdad. Pedro Sánchez… es como todos, un oportunista que siempre busca ir en la cabecera. Viene, se hace la foto y en un rato se coge la furgoneta para irse a otro acto de campaña”.
Pedro Sánchez… es como todos, un oportunista que siempre busca ir en la cabecera. Viene, se hace la foto y en un rato se coge la furgoneta para irse a otro acto de campaña
Son los únicos -a excepción de otra chica, que se confiesa anarquista- que dicen que no van a votar a Unidos Podemos. Es cierto que tampoco a Blanca, de 30 años, Compromís acaba de convencerla: “Yo me dedico al sector social. Trabajo con niños discapacitados… y tengo muchos chicos que son gays y lesbianas. Les cuesta decirlo porque se lo han reprimido, y para eso hace falta intervención psicológica desde pequeños”, sostiene. “Y claro que, de cara a la galería, Compromís lo está haciendo muy bien. Pero a la hora de la verdad, yo te digo que no dan dinero. Vienen a todo, sí, pero ¿y sus subvenciones, dónde están?”. Con todo, cree que son lo mejor “dentro de lo malo”. En cuanto a Sánchez, ironiza: “Bueno, como es alto, imagino que se le verá bien. Y tiene buen tipo para lucir palmito, que es lo que quiere”.
A Pedro se le va la hora: ha querido estirar su presencia -como un chicle insípido- y va a llegar tarde al mitin de la Rosa. Poco hay que rascar aquí. La fiesta continuará sin él, tal y como empezó. Sólo se muestra acertado en un instante de la manifestación: cuando entiende, por fin, que es hora de irse."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 1 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
En la Declaración de principios y algunos elementos de programa, la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista) expone nuestra tarea de “construir partidos leninistas como secciones nacionales de una internacional centralista-democrática cuyo propósito es dirigir a la clase obrera a la victoria mediante revoluciones socialistas a través del mundo” (Spartacist [Edición en español] No. 29, agosto de 1998). Sólo mediante la toma del poder podrá el proletariado acabar con el capitalismo como sistema y abrir el camino hacia un mundo sin explotación ni opresión. Crucial para esta perspectiva es la lucha por la emancipación de la mujer, cuya opresión se remonta al comienzo de la propiedad privada y no podrá ser eliminada sin la abolición de la sociedad de clases.
La Declaración explica que nuestra meta en última instancia es la creación de una sociedad nueva, una sociedad comunista:
“La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de la raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarro- llo libre de todos”.
La mayoría de las organizaciones que se hacían llamar marxistas solían aceptar la meta de una sociedad comunista, aunque no coincidieran en nada más. Pero desde el colapso de la Unión Soviética en 1991-1992 esto ya no es así. Sólo la LCI se adhiere a la perspectiva del comunismo mundial que expusieron por primera vez Karl Marx y Friedrich Engels.
Este clima ideológico de la “muerte del comunismo” ha llevado a que prevalezcan nociones falsas y estrechas de lo que es el marxismo. En la conciencia popular, el comunismo ha quedado reducido a la nivelación económica (igualdad en un nivel bajo de ingreso y de consumo) bajo la propiedad estatal de los recursos económicos. Por el contrario, la base material para el cumplimiento del programa marxista es la superación de la escasez económica mediante el aumento progresivo de la productividad del trabajo. Para realizarse plenamente, ello exige varias generaciones de desarrollo socialista basado en una economía colectivizada a escala mundial. Así, se desarrollará una sociedad en la que el estado (aparato coercitivo especial que defiende el orden de la clase dominante a través de destacamentos de hombres armados) se habrá extinguido, la filiación nacional habrá desaparecido y la institución de la familia —principal fuente de la opresión de la mujer— habrá sido remplazada por medios colectivos para cuidar y socializar a los niños y por la más amplia libertad en las relaciones sexuales.
El marxismo y la “naturaleza humana”
En el pasado, los intelectuales que consideraban semejante sociedad indeseable y/o imposible, no dejaban de reconocer que era eso lo que los marxistas llamaban comunismo. Por ejemplo, en El malestar en la cultura (1930), una exposición popular de su concepción del mundo, Sigmund Freud ofrece una breve crítica del comunismo. No hay evidencia de que haya estudiado las obras de Marx y Engels ni de que haya leído las de V.I. Lenin y otros líderes bolcheviques. Su comprensión (e incomprensión) del comunismo le era común a muchos intelectuales europeos y estadounidenses de su tiempo, independientemente de sus convicciones políticas.
Freud basaba su crítica del comunismo en el punto de vista de que “la tendencia agresiva es una disposición instintiva innata y autónoma del ser humano” y concluía que el proyecto comunista de una sociedad armoniosa contravenía la naturaleza humana:
“No me concierne la crítica económica del sistema comunista; no me es posible investigar si la abolición de la propiedad privada es oportuna y conveniente; pero, en cambio, puedo reconocer como vana ilusión su hipótesis psicológica. Es verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos. Sin embargo, nada se habrá modificado con ello en las diferencias de poderío y de influencia que la agresividad aprovecha para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado la esencia de ésta... Si se eliminara el derecho personal a poseer bienes materiales, aún subsistirían los privilegios derivados de las relaciones sexuales, que necesariamente deben convertirse en fuente de la más intensa envidia y de la más violenta hostilidad entre los seres humanos, equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera este privilegio, decretando la completa libertad de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia, célula germinal de la cultura, entonces, es verdad, sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría la evolución de ésta; pero cualesquiera que ellos fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias intrínsecas de la naturaleza humana tampoco dejarían de seguirlos”.
Freud entendía correctamente que en la visión comunista de la sociedad futura la familia se habrá extinguido y habrá una “completa libertad de la vida sexual”. La visión de Freud era incorrecta en tanto que los marxistas reconocen que la familia no puede simplemente abolirse; sus funciones necesarias, especialmente la crianza de la siguiente generación, deben ser remplazadas por medios socializados de cuidado infantil y trabajo doméstico.
Si bien Freud ya no tiene la autoridad ideológica que solía tener, la idea de que la “naturaleza humana” hace imposible un mundo comunista sigue siendo común, aunque los argumentos específicos puedan diferir. Los marxistas, en cambio, insistimos en que es la escasez material lo que da lugar a las salvajes reyertas por los recursos escasos. Es por ello que el comunismo es concebible sólo con un nivel sin precedentes de abundancia material, acompañado de un inmenso salto en el nivel cultural de la sociedad. Es la existencia de las clases, actualmente en la forma de un orden capitalista-imperialista obsoleto, lo que infesta a la sociedad humana con brutalidad y violencia. Como escribió el autor marxista Isaac Deutscher en “Sobre el hombre socialista” (1966): “utilizan el homo homini lupus [el hombre es el lobo del hombre] como grito de guerra contra el progreso y el socialismo y agitan al espantajo del eterno lupus humano en provecho del verdadero y sanguinario lupus del imperialismo contemporáneo”.
Para Freud, la “agresión innata” de las relaciones sexuales era el problema con la naturaleza humana. ¿Cuál es la realidad? La patología social asociada a lo que Freud percibía como rivalidad sexual tendría poca razón de ser en una sociedad comunal plenamente libre en la que la vida sexual fuera independiente del acceso al alimento, la vivienda, la educación y demás necesidades y comodidades cotidianas. Cuando la familia se haya extinguido junto con las clases y el estado, la crianza comunal que la remplace llevará a una nueva sicología y cultura entre la gente que crezca en esas condiciones. Los valores sociales patriarcales —“mi” mujer, “mis” hijos— se desvanecerán junto con el sistema opresivo que los genera. La relación de los niños entre sí y con las personas que les enseñan y guían serán multilaterales, complejas y dinámicas. Es la institución de la familia lo que ata al sexo y al amor a la propiedad, con todo lo que salga de la camisa de fuerza de la monogamia heterosexual considerado “pecado”.
La familia bajo el capitalismo es el principal mecanismo de la opresión de la mujer y de la juventud, atada por innumerables lazos interrelacionados con las operaciones básicas de la economía de “libre mercado”. La familia, el estado y la religión organizada conforman un tripié de opresión en el que se sostiene el orden capitalista. En los países del Tercer Mundo, el atraso y la pobreza arraigados, promovidos por la dominación imperialista, conducen a prácticas horriblemente opresivas como el velo, el precio de la novia y la mutilación genital femenina.
En las sociedades capitalistas avanzadas, como la estadounidense, podría pensarse que la gente lleva una vida complicada, más parecida a las presentadas en programas de televisión como Modern Family o Transparent que a la comedia de los años cincuenta Papá lo sabe todo. Sin embargo, las decisiones personales de la gente están constreñidas por la ley, la economía y los prejuicios de la sociedad de clases; esto es especialmente cierto en el caso de la clase obrera y los pobres. Remplazar la familia por instituciones colectivas es el aspecto más radical del programa comunista, y el que traerá los cambios más profundos y drásticos en la vida cotidiana, incluida la de los niños.
Nuestros oponentes en la izquierda y la cacería de brujas antisexo
En la actualidad, la visión de una sociedad sin la institución opresiva de la familia ya no puede hallarse en la gran mayoría de los que dicen estar por el marxismo, el socialismo o la liberación de la mujer. Hace ya décadas que los estalinistas, con su dogma antimarxista del “socialismo en un solo país”, renunciaron al entendimiento de que era necesaria una sociedad socialista global para conseguir la plena liberación humana, incluyendo la de la mujer. Una consecuencia de ello fue la rehabilitación estalinista de la opresiva familia como un pilar “socialista”. En “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer” (Spartacist [Edición en español] No. 34, noviembre de 2006), tratamos esta cuestión a profundidad.
Hoy, otros supuestos marxistas, entre ellos algunos que afirman ser trotskistas, simplemente siguen la doctrina feminista liberal (burguesa) prevaleciente en cuanto a la liberación de la mujer, apoyando implícitamente a las instituciones de la familia y el estado burgués. Un ejemplo de ello lo dan las reacciones histéricas de nuestros oponentes ante nuestra defensa de los derechos de la North American Man/Boy Love Association (Asociación Norteamericana de Amor entre Hombres y Muchachos, NAMBLA), que está por la legalización del sexo consensual entre hombres y muchachos, así como de otros perseguidos por su “depravación” sexual. La LCI se ha opuesto consistentemente a la intervención del gobierno en la vida privada y exige derogar todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas” consensuales, como la prostitución, el consumo de drogas y la pornografía.
Los aullidos de muchos radicales y feministas contra NAMBLA expresan los “valores familiares” que impulsan los políticos e ideólogos burgueses. Durante décadas, la reacción antisexo patrocinada por el gobierno ha tomado varias formas: el prejuicio fanático antigay, una cacería de brujas contra los trabajadores de las guarderías, la prohibición de que se distribuyan entre adolescentes anticonceptivos e información sobre el control de la natalidad, y el encarcelamiento de “desviados”. Este asalto reaccionario estuvo acompañado por terrorismo extralegal, como las bombas en las clínicas de aborto. Gran parte de esta persecución busca fortalecer al estado burgués en su regulación de la población y difundir el pánico como una distracción de la verdadera brutalidad de la vida en esta sociedad retorcida, cruel, prejuiciosa y racista.
En artículos anteriores, hemos explorado algunas de las ambigüedades de la sexualidad en una sociedad donde las deformidades de la desigualdad de clase y de la opresión racial y sexual pueden producir mucho sufrimiento personal y cosas desagradables. Hemos afirmado que, mientras que el abuso infantil es un crimen horrendo y cruel, muchos encuentros sexuales ilegales son totalmente consensuales y no producen por sí mismos ningún daño. La mezcolanza deliberada de todo lo que vaya desde las caricias mutuas entre hermanos hasta la violación horrenda de un niño pequeño por parte de un adulto crea un clima social de histeria antisexo en el que los perpetradores de la violencia real contra los niños a menudo quedan impunes. Hemos señalado que las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos como el Homo sapiens claramente no encajan en la rígida monogamia heterosexual decretada por la moral burguesa.
Como medida básica de defensa frente a la persecución estatal de los jóvenes que quieren tener sexo (así sea sexting), nos oponemos a las reaccionarias leyes de la “edad de consentimiento”, con las que el estado decreta cierta edad arbitraria a partir de la cual permite el sexo, sin importarle que dicha edad cambie con el tiempo y varíe de un estado a otro en EE.UU. Al tratar esas cuestiones, nos ubicamos firmemente en oposición al estado capitalista y todos sus esfuerzos por reforzar y sostener el orden burgués explotador. Ésa es la aplicación, bajo las actuales circunstancias, de nuestra meta de la libertad sexual para todos, incluyendo a los niños y los adolescentes, en un futuro comunista. Esto tiene una importancia particular para los jóvenes adultos, de los que se espera que pasen los años que siguen a la pubertad bajo el yugo de la dependencia de sus padres. Llamamos por estipendios plenos para todos los estudiantes como parte de nuestro programa por una educación gratuita y de calidad para todos, para que los jóvenes puedan ser genuinamente independientes de sus familias.
Por el contrario, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se niega a llamar por la abolición de las leyes de la edad de consentimiento actuales. En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [La juventud, la sexualidad y la izquierda], la dirigente de la ISO Sherry Wolf blande su pica contra el partidario de NAMBLA David Thorstad por ser “el más ardiente y añejo defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Wolf cita su propio libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation (Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT, Haymarket Books, 2009): “Un consentimiento genuino, libre de la desigualdad de poder, no puede dárselo un niño a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, las relaciones entre adultos y niños no son las de individuos iguales en lo emocional, lo físico, lo social ni lo económico. Los niños y los púberes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder para tomar decisiones realmente libres respecto a sus relaciones con adultos. Sin eso, no puede haber consentimiento genuino”.
¿“Decisiones realmente libres”? Pocas relaciones entre adultos cumplirían con esta definición de consentimiento. En los hechos, Wolf pone a los jóvenes menores de 18 años y a sus parejas a merced del estado burgués. El único principio guía para toda relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el acuerdo y entendimiento mutuo entre todas las partes involucradas— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual.
El que la ISO abandone a los jóvenes al opresivo status quo sexual refleja su acomodación a los prejuicios del orden capitalista y las actitudes atrasadas de la población en general. En última instancia, viene de la vieja oposición de la ISO a toda perspectiva de movilización revolucionaria de la clase obrera hacia la toma del poder y la creación de un estado obrero —la dictadura del proletariado— que abra el camino hacia una sociedad comunista. Para la ISO, el socialismo es más o menos la aplicación acumulada de la “democracia” a todos los sectores oprimidos, entre los cuales la clase obrera es simplemente uno más. La ISO procura presionar a los capitalistas para que reformen su sistema de explotación. Su perspectiva de la liberación de la mujer refleja la misma fe conmovedora en las fuerzas de la reforma.
Por qué los marxistas no somos feministas
Cosa interesante, en los últimos años la ISO ha estado discutiendo en las páginas de su periódico, el Socialist Worker, acerca de las teorías sobre la liberación de la mujer. Parece ser que su motivación es el deseo de abandonar su postura anterior de oposición al feminismo como una ideología burguesa, para poder adoptar activamente la etiqueta de feminista o “feminista socialista”. Por ejemplo, en una charla de la conferencia Social-ism de la ISO en 2013 (publicada en “Marxism, Feminism and the Fight for Liberation” [Marxismo, feminismo y la lucha por la liberación], socialistworker.org, 10 de julio de 2013), Abbie Bakan sugirió: “La afirmación teórica de que hay bases para un enfoque marxista coherente que esté por la ‘liberación de la mujer’, pero contra el ‘feminismo’, carece de sentido”. (Hasta marzo de ese año, Bakan había sido una destacada partidaria de los International Socialists [Socialistas Internacionales] de Canadá, primos políticos de la ISO.)
La reciente adopción teórica explícita por parte de la ISO del “feminismo socialista” no es más que otra cubierta para el mismo contenido liberal. Sin embargo, nos ofrece la oportunidad de reafirmar la vieja posición marxista respecto a la familia y enfatizar que la emancipación de la mujer es fundamental para la revolución socialista e inseparable de ella. Contra lo que dice la ideología feminista, la plena igualdad legal no basta para superar la opresión de la mujer, que está profundamente enraizada en la familia y la propiedad privada.
Como siempre hemos enfatizado, marxismo y feminismo son viejos enemigos políticos. Eso requiere una explicación. En Estados Unidos y otros lugares se ha vuelto común aplicar el término “feminista” a quienes piensan que hombres y mujeres deberían ser iguales. Sin embargo, al lidiar con la desigualdad, el feminismo acepta los confines de la sociedad capitalista existente. Como ideología, el feminismo nació a finales del siglo XIX, reflejando las aspiraciones de una capa de mujeres burguesas y pequeñoburguesas que reclamaban sus prerrogativas de clase: derecho a la propiedad y a la herencia, acceso a la educación y las profesiones, y derecho al voto. Los marxistas buscamos mucho más que esta limitada idea de “igualdad de género”.
Los marxistas reconocemos que la liberación de la mujer no puede ocurrir sin la liberación de toda la raza humana de la explotación y la opresión: ése es nuestro fin. Hace bastante más de un siglo August Bebel, el dirigente histórico del Partido Socialdemócrata de Alemania, lo explicó claramente en su libro La mujer y el socialismo (1879), un clásico marxista. Reeditada varias veces, esta obra fue leída por millones de obreros de distintas generaciones antes de la Primera Guerra Mundial. La riqueza de su visión de la emancipación de la mujer no puede hallarse en ninguno de los escritos de la ISO al respecto:
“[La mujer] elegirá para su actividad los terrenos que correspondan a sus deseos, inclinaciones y disposiciones y trabajará en las mismas condiciones que el hombre. Lo mismo que todavía será obrera práctica en cualquier oficio, durante otra parte del día será educadora, maestra, enfermera, y durante otra parte ejercitará cualquier arte o ciencia y cumplirá en una cuarta parte cualquier función administrativa”.
—La mujer y el socialismo (Ediciones de Cultura Popular, 1978)
Lo que es especialmente significativo de la descripción que hace Bebel de la naturaleza emancipadora del trabajo en la sociedad socialista es que se aplica igualmente a los hombres. Eso apunta al núcleo del motivo por el que marxismo y feminismo son mutuamente excluyentes y de hecho antagónicos. Los feministas consideran que la división básica de la sociedad es entre hombres y mujeres, mientras que los socialistas reconocemos que los obreros de ambos sexos deben luchar juntos para acabar con la opresión y la explotación que sufren por parte de la clase capitalista.
Marx desvirtuado
En su giro teórico a favor del “feminismo socialista”, la ISO está promoviendo el libro Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory (Marxismo y la opresión de la mujer: Hacia una teoría unitaria, Haymarket Books, 2013) de Lise Vogel. Publicado originalmente en 1983, el libro se reeditó como parte de la serie Historical Materialism con una introducción encomiástica de dos académicos canadienses partidarios del ultrarreformista New Socialist Group (Nuevo Grupo Socialista). Incluso hace 30 años, el medio “feminista socialista” al que se dirige Vogel ya se había disuelto en la nada. Pero, dado que Vogel pretende representar un polo marxista dentro del movimiento o corriente intelectual “socialfeminista”, hoy a la ISO le cuadra promover su libro.
En la sección introductoria del libro, Vogel se deslinda ecuánimemente tanto de los feministas no marxistas como de los marxistas no feministas. Se fija como su tarea principal analizar el carácter de la opresión de la mujer dentro de la estructura y dinámica del sistema económico capitalista. Su tratamiento de Marx y Engels es confuso, contradictorio y rimbombante. Se enfoca principalmente en la relación entre el trabajo doméstico y la reproducción generacional de la fuerza de trabajo. Para Vogel, la opresión de la mujer se reduce estrechamente al trabajo doméstico (no pagado). Afirmando explícitamente que “la categoría de ‘la familia’...es insuficiente como punto de partida analítico”, Vogel pasa por alto las cuestiones más amplias del papel de la familia en la opresión de la mujer y los niños y su importancia como sostén clave del orden capitalista. La familia sirve para atomizar a la clase obrera y propagar el individualismo burgués como barrera a la solidaridad de clase.
Su concepción estrecha de la opresión de la mujer no impide a Vogel calumniar a Engels como “determinista económico”. Simplemente deja de lado los aspectos culturales y sociales incluidos en la riqueza de los argumentos que Engels presenta en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884). Para tomar un ejemplo, Vogel se queja de que Engels “no vincula claramente el desarrollo de una esfera especial relacionada a la reproducción de la fuerza de trabajo con el surgimiento de la sociedad de clases o quizá la sociedad capitalista”. Aparentemente, esto significa que Engels no muestra cómo el surgimiento de la sociedad de clases llegó a pesar sobre el papel de la mujer en la crianza de los hijos. Esto simplemente no es verdad.
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Engels describe cómo la familia se originó en el neolítico cuando la sociedad se dividió en clases por vez primera. Apoyándose en la información disponible en aquella época, Engels se basó mucho en el trabajo pionero de Lewis Henry Morgan entre los iroqueses del norte del estado de Nueva York para entender las sociedades primitivas sin clases. Engels describió cómo la invención de la agricultura creó un excedente social que permitió, por primera vez, el desarrollo de una clase dominante ociosa que vivía del trabajo ajeno. La familia, específicamente la monogamia de la mujer, fue necesaria para asegurar la transmisión ordenada de la propiedad y el poder a los herederos del patriarca, la siguiente generación de la clase dominante. Si bien es mucho lo que se ha descubierto sobre las primeras etapas de la sociedad humana desde tiempos de Engels, su entendimiento fundamental ha resistido la prueba del tiempo.
Vogel no analiza la función social de la familia para la clase obrera bajo el capitalismo, donde sirve para criar a la siguiente generación de esclavos asalariados. En El capital, Marx explicó que el costo de la fuerza de trabajo está determinado por el costo de manutención y reproducción del obrero: sus gastos cotidianos, su capacitación y el sostén de su pareja y sus hijos. Para aumentar la ganancia, los capitalistas buscan bajar el costo del trabajo: no sólo de los salarios que pagan a los bolsillos de los obreros, sino también de los servicios como la educación y la salud públicas, que son necesarios para la manutención del proletariado.
El feminismo a veces critica algunos aspectos de la familia, pero en general sólo para quejarse de los “roles de género”, como si el problema fuera una discusión sobre el estilo de vida respecto a quién debe lavar los platos o darle al bebé su mamila. El problema es la institución de la familia, que integra a la gente a la sociedad desde la infancia de manera que acate ciertas normas, respete a la autoridad y desarrolle los hábitos de obediencia y deferencia que son tan útiles a la obtención de ganancias por parte de los capitalistas. La familia le es invaluable a la burguesía como reserva de pequeña propiedad privada y en algunos casos de pequeña producción, operando como freno ideológico a la conciencia social. Vogel pasa por alto estas cuestiones y se enfoca estrictamente en el “trabajo doméstico” no pagado de la mujer.
El fin último
La posición de Vogel es incluso más débil en lo que toca al fin último de la liberación de la mujer. Esto se ve especialmente en lo que no dice. Vogel divorcia la emancipación de la mujer de la superación de la escasez económica y del remplazo del trabajo enajenado —tanto en la fábrica como en el hogar— por el trabajo creativo y gratificante. Tanto el fin último de una sociedad comunista como los medios básicos para lograrlo quedan fuera de los confines intelectuales del “feminismo socialista” de Vogel.
Cuando Marx y Engels explicaron que suscribían un entendimiento materialista de la sociedad y del cambio social, no se referían sólo al capitalismo y las sociedades de clase anteriores (como el feudalismo). También proporcionaron un entendimiento materialista de la futura sociedad sin clases. De hecho, ésa era su diferencia fundamental con las principales corrientes socialistas de principios del siglo XIX —los owenistas, fourieristas y saint-simonianos— como las resumió Engels en Del socialismo utópico al socialismo científico (originalmente parte de su polémica de 1878, Anti-Dühring). Marx y Engels reconocían que una sociedad socialista —entendida como la etapa inicial del comunismo— requeriría un nivel de productividad del trabajo muy superior incluso a la de los países capitalistas más avanzados de hoy. Esto se logrará mediante una expansión continua del conocimiento científico y su aplicación tecnológica.
Vogel no comparte esa concepción. Esto queda particularmente claro en su análisis de los primeros años de la Rusia soviética. Expresando un gran aprecio del entendimiento que tenía Lenin de la opresión de la mujer y de su compromiso por superarla, cita con aprobación un discurso de 1919, “Las tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética”:
“Todas ustedes saben que incluso cuando las mujeres gozan de plenos derechos, en la práctica siguen esclavizadas, porque todas las tareas domésticas pesan sobre ellas. En la mayoría de los casos las tareas domésticas son el trabajo más improductivo, más embrutecedor y más arduo que pueda hacer una mujer. Es un trabajo extraordinariamente mezquino y no incluye nada que de algún modo pueda contribuir al desarrollo de la mujer.
“En la prosecución del ideal socialista, queremos luchar por la realización total del socialismo, y se abre aquí un amplio campo de acción para la mujer. Realizamos ahora serios preparativos a fin de desbrozar el terreno para la construcción del socialismo, pero la construcción del socialismo comenzará sólo cuando hayamos logrado la completa igualdad de la mujer, y cuando acometamos las nuevas tareas junto con la mujer, que habrá sido liberada del trabajo mezquino, embrutecedor, improductivo”.
Vogel presenta equivocadamente a Lenin como una voz solitaria clamando en el desierto e implica que el principal obstáculo para superar la opresión de la mujer en los primeros años de la Rusia soviética era ideológico: las generalizadas actitudes patriarcales entre los hombres de la clase obrera y el campesinado combinadas con una supuesta indiferencia por la liberación de la mujer entre los cuadros, mayoritariamente varones, del Partido Bolchevique. Vogel escribe:
“Los señalamientos de Lenin respecto al machismo nunca tomaron forma programática, y la campaña contra el atraso ideológico masculino nunca pasó de ser un tema menor en la práctica bolchevique. Sin embargo, sus observaciones sobre el problema representaron una admisión extremadamente inusual de la seriedad del mismo... Las contribuciones teóricas de Lenin no lograron dejar una impresión duradera”.
De hecho, el gobierno soviético realizó enormes esfuerzos para aliviar a la mujer obrera de la carga del trabajo doméstico y la crianza de niños mediante el establecimiento de cocinas comunales, lavanderías, guarderías, etc. Tanto los bolcheviques como la Internacional Comunista establecieron departamentos especiales para el trabajo entre las mujeres. Durante los primeros años del estado obrero soviético, el Zhenotdel estuvo activo tanto en las regiones europeas como en las del Asia Central.
Los límites de las medidas liberadoras del gobierno comunista bajo V.I. Lenin y León Trotsky no fueron ideológicos, sino producto de condiciones objetivas: la pobreza de recursos materiales, agravada por años de guerra imperialista y guerra civil. En un ensayo de 1923 titulado “De la vieja a la nueva familia”, incluido en la compilación de 1924 Problemas de la vida cotidiana (una obra que Vogel no menciona siquiera), Trotsky explicó:
“En principio, la preparación material de las condiciones para un nuevo modo de vida y una nueva familia no puede separarse tampoco del trabajo de la construcción socialista. El estado de los trabajadores necesita mayor prosperidad con el fin de que le sea posible tomar seriamente en sus manos la educación pública de los niños y aliviar asimismo a la familia de los cuidados de la limpieza y la cocina. La socialización de la familia, del manejo de la casa y de la educación de los niños no será posible sin una notable mejoría de toda nuestra economía. Necesitamos una mayor proporción de formas económicas socialistas. Sólo bajo tales condiciones, podremos liberar a la familia de las funciones y cuidados que actualmente la oprimen y desintegran. El lavado debe estar a cargo de una lavandería pública, la alimentación a cargo de comedores públicos, la confección del vestido debe realizarse en los talleres. Los niños deben ser educados por excelentes maestros pagados por el estado y que tengan una real vocación para su trabajo”.
La escasez material fue fuente de otro ámbito importante de desigualdad entre los hombres y las mujeres en los primeros años de la Rusia soviética (y por extensión en todo estado obrero económicamente atrasado). Se trata de la escasez de la mano de obra altamente calificada que requiere conocimientos y capacidades técnicas avanzados. A los obreros industriales calificados y los miembros de la intelectualidad técnica (ingenieros, arquitectos, etc.) había que pagarles salarios más altos que a los obreros no calificados, aunque la diferencia era mucho menor que en los países capitalistas. Este sector mejor pagado de la fuerza de trabajo, heredado del pequeño sector capitalista moderno de la Rusia zarista, era predominantemente masculino. Aunque se hicieron esfuerzos dirigidos a corregir esto, al joven estado obrero le faltaban los recursos materiales para educar y entrenar a las mujeres para que se volvieran maquinistas e ingenieras en cantidades suficientes a fin de superar el predominio masculino del trabajo calificado.
El libro de Vogel concluye con una proyección de cómo será la transición al comunismo tras el derrocamiento del capitalismo:
“Ante la terrible realidad de la opresión de la mujer, los socialistas utópicos del siglo XIX llamaron por la abolición de la familia. Todavía hoy, su drástica exigencia sigue teniendo adeptos entre los socialistas. En cambio, el materialismo histórico plantea la difícil cuestión de reducir y redistribuir simultáneamente el trabajo doméstico conforme éste se va transformando en un componente integral de la producción social en la sociedad comunista. Así como en la transición socialista ‘el estado no es “abolido”, sino que se extingue’, así también el trabajo doméstico debe extinguirse. Por lo tanto, durante la transición al comunismo una administración adecuada del trabajo doméstico y el trabajo femenino será un problema clave de la sociedad socialista, pues sólo sobre esta base pueden establecerse y conservarse las condiciones económicas, políticas e ideológicas de la verdadera liberación de la mujer. En el proceso, la familia, en su forma histórica particular como una unidad social basada en el parentesco para la reproducción de fuerza de trabajo explotable en la sociedad de clases, también se extinguirá, y con ella tanto las relaciones familiares patriarcales como la opresión de la mujer” [énfasis en el original].
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2011.02.23 15:54 otakuman Pregunta para redditores mexicanos con novias/esposas geek: ¿Cómo conocieron a su pareja?

Hola todos, uno de mis sueños es encontrar una novia geek / nerd (de preferencia otaku), pero mi búsqueda no ha tenido fruto hasta ahora. Yo pensé que a las chicas geek quizás le interesarían los sitios de online dating, pero resulta que ahí van las chicas que no han podido conseguir pareja (la mayoría del tiempo por apariencia física, problemas de personalidad o estándares imposibles de cumplir, jajaja), y en las expos de comics va pura chica adolescente. Quizás he estado buscando en los lugares equivocados.
Redditores: ¿Cómo conocieron a su pareja geek?
(Nota: Si alguna chica está interesada, busco de 25-35, delgada, tez clara de preferencia. Vivo en el DF)
EDIT: No hay problema por lo del gimnasio, tengo buena figura, buen sentido de la moda, buenas finanzas y no soy tan feo (las chavas en la calle me sonríen). Ya he salido con chicas, y puedo conseguir novia con un poco de tiempo y dedicación...
En otras palabras, no estoy pidiendo que me consigan una novia porque sea un loser (no lo soy), sino que me gustaría tener una novia geek.
submitted by otakuman to mexico [link] [comments]


MISIÓN IMPOSIBLE!! (Conseguir novia okno) El Reto de Conseguir Novia en Fortnite sigue Siendo *Imposible* 12 Consejos para conseguir una novia - YouTube COMO CONSEGUIR UNA NOVIA REALMENTE HERMOSA 💃// MACHO ALFA ... CONSIGUIENDO NOVIA en FORTNITE es IMPOSIBLE para mi...❤️ Cómo Conseguir Novia Rápido  7 Consejos Para Conquistar A ... COMO CONSEGUIR UNA NOVIA - YouTube ELIGIO ME AYUDA A CONSEGUIR NOVIA // EL SOCIO SOY - YouTube CÓMO CONSEGUIR NOVIA EN ADOPT ME! EN TRES PASOS- ROBLOX ... COMO CONSEGUIR UNA NOVIA EN HABBO

Cómo conseguir novia: 20 pasos para que te elija a tí ...

  1. MISIÓN IMPOSIBLE!! (Conseguir novia okno)
  2. El Reto de Conseguir Novia en Fortnite sigue Siendo *Imposible*
  3. 12 Consejos para conseguir una novia - YouTube
  4. COMO CONSEGUIR UNA NOVIA REALMENTE HERMOSA 💃// MACHO ALFA ...
  5. CONSIGUIENDO NOVIA en FORTNITE es IMPOSIBLE para mi...❤️
  6. Cómo Conseguir Novia Rápido 7 Consejos Para Conquistar A ...
  7. COMO CONSEGUIR UNA NOVIA - YouTube
  8. ELIGIO ME AYUDA A CONSEGUIR NOVIA // EL SOCIO SOY - YouTube
  9. CÓMO CONSEGUIR NOVIA EN ADOPT ME! EN TRES PASOS- ROBLOX ...
  10. COMO CONSEGUIR UNA NOVIA EN HABBO

CONSIGUIENDO NOVIA en FORTNITE es IMPOSIBLE para mi... ️ Que onda perroides, después de tanto tiempo vuelve la serie de BUSCANDO NOVIA EN FORTNITE que tanto ... MISIÓN IMPOSIBLE!! (Conseguir novia okno) Daarick :v. Loading... Unsubscribe from Daarick :v? ... Reto de FORNITE con mi NOVIA (Apostamos $1000)🤑 - Duration: 12:38. ¿Como conseguir novia? o ¿por que no tengo pareja?💥 es la pregunta que muchos de ustedes me hacen, Por eso decidí hacerles este video, con los mejores consej... Suscribirse a GENIAL: https://goo.gl/EP7ZgR IDEAS EN 5 MINUTOS: https://goo.gl/vU4j4N Facebook: https://www.facebook.com/GenialGuru/ Cómo conseguir una novia... Bienvenido A Este Nuevo Video De Roblox🎥 LEE LA DESCRIPCION⬇ Hoy otro Video, claro que si 👊…Sigue leyendo si quieres: -Unirte A Jugar Conmigo 🎮 -Unirte A Dis... COMO CONSEGUIR UNA NOVIA EN HABBO Mr. CHOW CHOW. Loading... Unsubscribe from Mr. CHOW CHOW? ... ¿Cómo Conseguir Novia? - 7 Razones de Por Qué Sigues Soltero - Duration: 9:21. Tú, también, puedes crear esa aura que te haga atractivo para las mujeres y convertirte así en un hombre conquistador. ¿Alguna vez notaste cómo se ven tus am... El conseguir novia en Fortnite sigue siendo muy dificil... Recuerda activar la para no perderte ningun video nuevo! Mi correo: [email protected] Mi twitter: @markwtfyt. qué tal socios! en este vídeo Yo vi una joven que me gustaba y ya me eligió para que me ayudas a conquistarla y el de buena manera se ofreció hacerlo y eso f... SUSCRIBETE PARA MÁS SMOSH EN ESPAÑOL http://smo.sh/SuscribeteElSmosh FOOD BATTLE X - ¡ELIGE LA COMIDA DE ANTHONY! http://smo.sh/fbX ¡BLOOPERS Y MÁS! ht...